jueves, 30 de mayo de 2013

Acta de mayo. El guardián invisible.






Ocho sorgiñas se dejaron ver el pasado miércoles por los aledaños de la calle Feria. Iban al  encuentro de un lugar mágico para emular el bosque de Elizondo que describe Dolores Redondo en su libro. Cruzaron de nuevo el portón de La Imprenta y se dejaron seducir  por el ruido del agua y la vegetación, sintiéndose aisladas y protegidas.

El primer comentario de Ángela marcó el tono del encuentro y les hizo sentir que estaban en terreno conocido:
“James, el americano,  no puede ser  tan perfecto: no existen hombres así; yo estaba convencida de que él era el asesino”.
Y el patio se llenó de voces:
“En el segundo libro se va a descubrir que la madre anda por ahí suelta”.
“Sí, pegando bocados a diestro y siniestro”.
“El hijo de Amaya ya habrá nacido”.
¡No, aun estará embarazada!

Tras varios conjuros y  unas cuantas cervecitas, dejaron de elucubrar sobre la segunda parte y  pasaron a  comentar El Guardián Invisible. La mayoría estuvo de acuerdo en que el libro engancha, cumpliendo  su cometido de  literatura de evasión. Todas lo habían leído del tirón. Y no hay ninguna objeción a la forma. Unas hicieron alusión a cómo la autora presenta un tipo de sociedad matriarcal y otras alabaron el costumbrismo literario, que refleja usos y costumbres del Baztán. Tiene mucho peso el punto de vista femenino aportado por la escritora.

Las más críticas apuntaron que la autora abusa de los adjetivos  y que la obra parece un producto de laboratorio con todos los ingredientes necesarios para generar un best-seller; pero, eso sí, la chiquilla tiene mérito y escribe bien.

En cuanto a que la obra esté planteada como una trilogía, hubo opiniones variadas, aunque al final  estuvieron todas de acuerdo en que no tiene nada de malo  y que hay muchos y muy buenos libros publicados en varios tomos.



Como consideraron que había unos cuantos cabos sueltos intencionados, pasaron de nuevo a  tratar de averiguar lo que sucedería en la segunda entrega. Amaya no es hija de su padre; Flora se va a la costa del Sol con la duquesa de Alba; el americano se lía con la tía Engracia y le come el Chinchingorri (aquí es cuando apareció un guardián invisible en la cena y se llevó el vino).

Durante unos momentos hablaron de la vida misma. Y de la muerte (Pililebe les contó la trayectoria de Elisabeth Kübler Ross), de las expectativas  no cumplidas, la crisis… y del planteamiento de marcharse del país como una digna y  dolorosa salida. No pudieron evitar un estremecimiento; pareció como si una belagile se hubiera acercado a curiosear dejando tras de sí una gélida neblina…


A continuación, pasaron a las propuestas: 

Pilar: El anarquista que se llamaba como yo, de Pablo Martín Sánchez.
Elena y Mª del Mar: El gran Gatsby, de Scott Fitzgerald.
Marga: La maleta, de Sergei Dovlátov.
Cristina: Delicioso suicidio en grupo, de Arto Paasilinna.
Ángela: Una música constante, de Vikram Seth.
María Norte: Adorables criaturas, de Dolores Payas y Rapsodia Gourmet, de Muriel Barbery.

Rocío recomendó hojear un libro sobre el arte moderno: ¿Qué estáis mirando? de Will Gompertz.

El ganador fue “El gran Gatsby”. Como en junio celebrarán su 6º aniversario, decidieron quedar el viernes 21 al mediodía e ir por la tarde al cine para ver la última película basada en el libro. 

Se levantaron apresuradamente, el tiempo del hechizo llegaba a su fin.




Salí detrás de ellas. No pude evitar una sonrisa ante la perplejidad de Ricardo al ver pasar mi descomunal sombra frente a la barra. Me lo imagino con el mismo desconcierto intentando descifrar  el origen de la estela de pelos de oso que dejé por todo el patio.

 Minutos después, era yo el que estaba sorprendido: junto a las ocho sorgiñas, se intuían dos presencias no por desdibujadas menos poderosas… ¿las Maris?









9 comentarios:

marga dijo...

Ha habido más propuestas para celebrar el aniversario. Lo hablamos el lunes cuando vayamos a ver a las santas.

fersansegundo dijo...

Cómo me ha gustado ver vuestra foto, chicas preciosas. Se os echa de menos.

pilar dijo...

Miedo he sentido al leer el acta, Marga. Ese misterio inundando el texto, esas sombras... Y esas fotos tomadas, como diría un cursi, en un marco incomparable. Enhorabuena por ambas.
A ti también da gusto leerte, Fersansegundo. Un beso primaveral sevillano

Cristina dijo...

¡qué susto! ¡el basajaun escribiendo el acta! ¡se me ha atragantado el chunchingorri del desayuno!

Es un placer aferrarse a la risa y a la charla con vosotras, y a estas cenas anticrisis, y a Fersansegundo siempre tan amable, y a desmenuzar los libros escritos (y los no escritos), y volverlo a recordar todo, ya gratis total, con las actas... ¡Gracias basajaun! ¡ya decía yo que tenía mi rebequita llena de pelos!

Angela De Pablos dijo...

Un placer leerte, Marga, como siempre. Se te ha olvidado hablar de los caracoles, los mejores que he comido en mucho tiempo....

Maria-Norte dijo...

Gracias Marga, ha sido un placer estar en la cena con vosotras.

Elena dijo...

Enhorabuena, Marga¡
Un acta de miedo.

escondida tras una gran palmera dijo...

De repente oireis un silbido corto, como una llamada de atención, y al volveros vereis surgir mi silueta erguida de corta melena y os miraré a los ojos dejándome ver lo suficiente como para no dejar lugar a dudas que lejos de dejaros con la “quietud uterina” (¡textual!) con que se quedó Amaia os dejaré con la inquietante sensación de no saber hasta qué punto os echo de menos.

Y desapareceré de nuevo. Pero siempre en alerta esperando oir ese otro fuerte silbido que a varios kilómetros de distancia llega en forma de mágicas actas y me insta a buscar con urgencia la manera de poner mi rebaño a salvo e ir a disfrutar con vosotras de un sorbo de gingingorri a los pies de alguna roca, a la entrada de alguna cueva, o al frescor de un patio sevillano a la vera del gran río.

Mientras tanto y con la sensación de que lo mejor del libro, con diferencia, ha sido el relato de la bruja palentina espero con ansias el siguiente. ¡El siguiente acta! ¡O el relato de vuestra reciente in-vestidura Zurbaraniana”!

Cristingorri dijo...

Ay, palmera, palmerita, no te puedes ni imaginar lo que echo de menos tu esbelta silueta dándome sombrita (o algún que otro cocoterazo en mi cabeza, según se mire).

A ver si las turbulentas aguas se sosiegan, le gingingorroneamos a alguna incauta su kit y nos ponemos al día (aunque sé de una que estaría suuuuperencaantaaadaa de sacar su herencia jerezana y deleitarnos con sus pinzitas de plata y sus cachirulos rococós para el enebro).

¡Aparece más, aparece más, que estamos permanentemente silbándote!