miércoles, 30 de junio de 2010

¡CASPITA, PERO SI YA LLEGÓ SU CUMPLE!

Amigas blogueras-de-Hoy-Libro-de toa la vida de Dios:

Parece que fue ayer cuando nuestra blogmaster era apenas una puber de pelillos en las piernas que jugueteaba a hacerse mayor. Con el tiempo no sólo llegó a su vida una amiga-bloguera-médico que le quitó los pelos con un método revolucionario y a buen seguro a precio de amiga, usease gratis o cuasi, sino que las nuevas tecnologías arrivaron raudas y veloces a su vida y a la nuestra (bueno, más raudas a unas vidas que a otras) y con ellas el deseo incontrolable de crear, creaar, creaaaar y creaaaaaaaar. Porque ella es creativa de por sí misma sin ayuda de nadie.

Y creando, creando, y tiro porque me toca y si no me toca tiro igual, nuestra querida bloguera y sin embargo amiga, creó el blog en forma de gallina clueca intergaláctica-magia-potagia en cuyo seno nos sentimos arropadas unas cuantas... y no sigo por este camino empedrado de sentimentalismo pues la emoción ya me cautiva y me desborda a más no poder.

Amiga bloguera y antes que bloguera amiga: ¡Feliz Cumpleaños! No sientas que te haces mayor, sino que estás creciendo. No pienses que alcanzas a más de una, pues siempre habrá la misma distancia equidistante entre una y otra, u otras.

Que seas feliz. Que sigues siendo tal cual, no vaya a ser que cambies y ya no te reconozcamos. Que disfrutes del día de hoy y de todos los días que te dé la gana disfrutar. Que sigas ahí, porfa, que es un gusto tenerte.

Déjame decirte, y que no sirva de precedente, que te quiero. (Por San Pedro y San Pablo que estos calores estivales me derriten el sentimiento... Amén)

sábado, 19 de junio de 2010

Hoy el mundo es un poco más pobre



"Primero estás, y luego de pronto, ya no estás".

"Empezar a leer fue para mi como entrar en un bosque por primera vez y encontrarme de pronto con todos los árboles, todas las flores, todos los pájaros. Cuando haces eso, lo que te deslumbra es el conjunto. No dices: me gusta este árbol más que los demás. No, cada libro en que entraba lo tomaba como algo único".

Ha muerto José Saramago y me entró el deseo de decírselo al blog, a nuestro blog, que toma vida y alimento con nuestras palabras, para que el blog supiera que hoy el mundo es más pobre sin él.

Os recomiendo su blog. Sí, él también tenía uno en el que depositaba reflexiones que lo alimentaran. A él dedicó sus tres últimos años de vida: "Otros cuadernos de Saramago" se llama. Leerlo no te deja indiferente. Su muerte tampoco.


lunes, 14 de junio de 2010

lectoras de Junio. SEÑORA DE CELESTE SOBRE FONDO GRIS

Colocando mi regalo de amiga invisible me he dado cuenta que este ajetreado mes de junio todavía no hemos conocido a ninguna Lectora con arte, ¡CON EL JUEGO QUE HAN DADOOOO!.
Me he puesto a buscar corre que te corre, y me topé con esta señora que pintó Jean-Etienne LIOTARD, llamada Louise d'Épinay. Me miraba de reojo picaronamente, como diciendo: “¿y yo, no te motivo?”… “De momento no, Louise, para qué te voy a engañar, hija”, le he dicho yo, que quería algo más moderno este mes. Pensaba pasar de largo cuando me paré a pensar que a lo mejor esa señora del pañito en la cabeza y vestido de encajes tenía algo que decirnos, si no… ¿por qué mira con tanto descaro? Rauda y veloz busqué su nombre por los rincones del interné, y descubrí a una mujer nada convencional a pesar de su apariencia (¡lo que le habría gustado a unas artistas protagonistas que yo conozco haberse vestido así!). Ella decía: “No hay satisfacción comparable a aquella de hacer feliz a su prójimo.”

…Mmmm… cada vez me gustaba más esta Louise, y seguí indagando en su vida.

Nació en Francia en 1726. En 1756, cuando tenía 30 años, dejó al petardo de su marido (que además era su primo), con el que se había casado a los 19, un libertino que le contagió la sífilis. Y se echó un amante llamado Dupin de Francueil, que también comenzó a engañarla muy pronto. Louise tuvo cuatro hijos, dos de ellos probablemente de su amante, y vivía la vida superficial y mundana de su entorno de financieros. Su única actividad "intelectual" consistía en montar y representar obras de teatro en su casa de la Chevrette, pero posiblemente, pensaba ya: “Dupiiiiin, quiero ser artistaaaa”.
Dupin le presentó al escritor y filósofo Jean-Jacques Rousseau, y surge entre ellos un profundo amor. Se van a una casa rural en el valle de Montmorency, a la que llamaron Ermitage, un verdadero retiro, donde Rousseau halló la calma y la paz natural que tanto reflejó en su obra. A ella esa calma parece que no le gustaba tanto, y en 1751 se hace amante de Friedrich Melchior von Grimm (Grimm para los amigos), un escritor alemán afincado en Francia, muy amigo de Diderot y de otros enciclopedistas, que le había presentado el propio Rousseau, que ya en esa época la estaba “descuidando” un poco, aunque cuando se enteró de la infidelidad (se ve que ni comía ni dejaba comer), se bate en duelo con Friedrich.
En 1754 ella empieza a dedicarse a la escritura y a la educación de sus dos hijos, escapa de su retiro y vuelve a la vida en sociedad. Entre 1759 y 1757 se va a vivir a Ginebra, a casa de Voltaire. Más tarde vuelve a París y continúa su relación con Grimm.
Hasta su partida para Ginebra en 1757, se deja dirigir voluntariamente tanto en su vida privada como en su actividad cultural. Estos años de aprendizaje llegan a su fin en el período ginebrino. Grimm le enseña el arte de la escritura. Ella le dedica un pequeño con el título de "Tyran le Blanc", que prueba la influencia que él ejercía sobre ella y demuestra el sentido del humor de Louise:
...¡oh, de los tiranos el más tirano!
Usted quiere que yo versifique;
Usted le da órdenes a mi genio...
Primero pide una comedia,
Luego un retrato, luego un discurso
Sobre las gracias, sobre los amores;
Una novela, una historieta,
Unos versos de salón, una letrilla...
Por supuesto, sentado en una silla,
Usted ordenará cómodamente,
Sin tolerar que se diga nones.
Pero ¿dígame qué manía?
Le ha dado de querer sin piedad
Guindar mi estilo descuidado?...
Cuando nota que ya está preparada, Louise se da cuenta que si quiere ser independiente se tiene que dedicar a la escritura. Escribe una gran novela autobiográfica, porque piensa que su historia representa a muchas mujeres de su época. En ella cuenta las humillaciones de su educación, de su matrimonio, de su vida como madre y amante, describe el banal destino de las mujeres de su tiempo y de su clase. También escribe unos ensayos cortos sobre la educación a modo de “Cartas” para su hijo. Esta vocación pedagógica la acompañará hasta su muerte.
Traza el modelo femenino de los siglos venideros: el de la madre todopoderosa. Defiende por primera vez los beneficios del amor materno y de una educación que concierne a las madres en vez de a las nodrizas. Concedió a las generaciones posteriores de mujeres un estatuto de valor, intensificado por un poder efectivo que hasta entonces nadie había creído necesario atribuirles.
Desde 1755, Grimm se dedica a realzar a Louise tanto en su Correspondance littéraire como por una "Carta a una dama seriamente ocupada en la educación de sus hijos", en la que hace un elogio ditirámbico de su compañera: "Madre tierna e ilustrada, capaz de hacer marchar por la misma línea el sentimiento y la razón". Ella publica en la Correspondance las diez cartas a su hijo, otra "A la gobernanta de mi hija", y sus versos a "Tyran le Blanc".
Grimm y Louise escriben juntos un extenso ensayo en La Correspondance sobre la condición femenina que comienza así: "Está de moda hablar mal de las mujeres. Pareciera que los hombres, en todas las épocas, hubieran querido vengarse a través de la maledicencia del imperio que ellas ejercen sobre ellos". Él ataca a Buffon, que sostenía que la copulación es el único acto natural entre el hombre y la mujer, y a Rousseau, que opinaba que la mujer era inferior al hombre y debía por tanto obedecerlo, lo cual es "contrario a la razón e indigno del defensor de la igualdad de todas las condiciones". Ella evoca el destino de las mujeres, exiliadas de la casa paterna, educadas en conventos, sin instrucción ni moral firme, y describe a las jóvenes que, cuando salen del convento, son arrojadas a los brazos de un desconocido y unidas a él por los lazos indisolubles del matrimonio: "Los tiernos y sagrados deberes del himeneo se convierten de esa manera, por la tiranía de nuestras costumbres, en ultrajes al pudor; y la víctima es inmolada a los deseos del hombre". También describe los peligros que acechan a la desdichada que es ignorante en la sociedad a la que pertenece. El ensayo concluye diciendo que las mujeres, guiadas por el sentimiento, son mejores que los hombres.
Hasta su muerte, madame D’Épinay medita sobre la naturaleza y la condición femeninas. En 1772 hay un gran debate que opondrá a Diderot y a Thomas sobre la cuestión de la mujer, y ella toma una postura contraria a las opiniones reinantes. Diderot considera que la mujer se deja guiar por su útero, y ella le contesta que ésta es ante todo un ser racional, denunciando la equivocación, común a los dos hombres, por la que "siguen atribuyendo a la naturaleza aquello que, evidentemente, nos viene de la educación o de la institución". Opina que hombres y mujeres son de la misma naturaleza: "Incluso la debilidad de nuestros órganos pertenece, ciertamente, a nuestra educación [...]. La prueba es que las mujeres salvajes son tan robustas y ágiles como los hombres", los dos sexos son susceptibles de las mismas virtudes y de los mismos vicios: la fuerza física, el coraje y la capacidad intelectual serían idénticos en ambos, si la sociedad y la educación no se dedicaran a diferenciarlos. Piensa que la condición de las mujeres puede cambiarse, únicamente se necesitarían "varias generaciones para volver a ser tal como la naturaleza nos hizo".
Muy adelantada para su tiempo, aunque presa de los prejuicios de la época, creía que una mujer no debía mantener una polémica pública, por lo que fue necesario esperar dos siglos para que se descubriera la extrema modernidad de su pensamiento.
Cansada de la vida en París, se retiró al valle de Monmorency, donde pasó la mayor parte del resto de su vida en una pequeña villa junto al castillo de La Chevrette.

REGALO CRISTINA-AMIGA INVISIBLE

Os coloco aquí el regalito que hice por el tercer cumpleaños, y que le tocó a mi amiga invisible-bien visible Adela. Os recuerdo que es un brevísimo resumen de todos relatos de nuestra pinacoteca de Lectoras con arte, y en el que aparecen todas las que habéis participado. El resto podéis leerlos en el blog.

domingo, 13 de junio de 2010

¿HABÉIS PINTADO UNA CANCIÓN ALGUNA VEZ?

Manuel Pérez Báñez, el mismo que nos metió en el mundo de los haikus, me ha enseñado cómo se pinta una canción, y estoy tan enganchada que no puedo dejar de pintarlas, a ratos soy el aire y a ratos soy el agua.
Es de lo más divertido. Os pongo el enlace para que probéis, es una sensación peculiar y única. Sólo tenéis que arrastrar el ratón y vuestra canción se irá pintando siguiendo vuestros trazos.
¡Espero que me mandéis los resultados!

A PINTAR CANCIONES!!!!

viernes, 11 de junio de 2010

UN POCO SOBRE MIGUEL DELIBES

ENTREVISTA CON EL AUTOR

Cuando llegamos a su casa estaba comenzando el otoño en Valladolid. Estaba sentado Miguel Delibes en su silla de siempre, debajo del retrato de su mujer, Ángeles, fallecida cuando era aún joven, en 1974. La señora de rojo sobre fondo gris. La mujer de su vida.

Después de la muerte de Ángeles, Delibes, que ya era un clásico vivo de la literatura española, sufrió un bache emocional. La presencia de ese cuadro sobre la cabeza de don Miguel evoca ese tiempo y la felicidad que los dos vivieron. Durante años, esa ausencia era una presencia íntima y dolorosa, una herida de la que acaso le ayudó a salir un libro memorable, íntimo, casi secreto, "Señora de rojo sobre fondo gris". "Don Miguel", le dijimos cuando le fuimos a ver para esta entrevista, "poca gente habla de ese libro, y es impresionante, tan íntimo, tan veraz". "Tendrán pudor", dijo.

Nosotros quisimos hablarle de ese libro; lo hicimos en persona, pero el maestro prefería hablar poco, y escribir, dar las respuestas por escrito. Estuvimos charlando con él un rato largo, para lo que él ahora acostumbra, cabreado con la vida, o mejor dicho, cabreado con la mala salud con la que le acompaña la vida. Cuando nos fuimos nos dijo: "Ya no me verás nunca mejor de como estoy ahora". […]

Antes de esta visita le habíamos visto por última vez hace unos años en Sedano (Burgos), que es casi un símbolo familiar de la felicidad con la que discurrió hasta el final la vida de Ángeles y Miguel. De lo último que hablamos, en persona, cuando estuvimos en su casa, fue de su propia estantería, de los libros que lee, de los libros ajenos; había leído, o estaba leyendo, los voluminosos diarios que Adolfo Bioy Casares dejó escritos sobre su larga convivencia con Jorge Luis Borges. ¿Y sus libros, Delibes, cuáles son los libros que usted prefiere de entre todos los que ha escrito? "Huy", fue su respuesta, en directo. Cuando le enviamos el cuestionario, pusimos esa curiosidad en primer término, un pórtico a una serie de preguntas cuya respuesta principal acaso sea ésta: "¿Puedo quejarme yo de soledad?". En un momento en el que la salud no le responde, esa pregunta propia suena ahora como un halagüeño resumen de su manera de contemplar los años pasados. Y su recuerdo, emocionante y vibrante, casi físico, fresco, de Ángeles convierte algunos párrafos de otras respuestas en una emocionante, retrospectiva y presente declaración de amor de Miguel Delibes.

Aquí el cuestionario y sus respuestas:
-Imagínese ante una estantería de sus propios libros, y usted no es el autor, sino Miguel Delibes, un lector. ¿Por qué libro empezaría?
-No es fácil imaginarse una situación así, pero yo, como lector, suelo iniciarme con un autor por lo más corto que encuentre: en mi caso personal empezaría por Viejas historias de Castilla la Vieja. Y si me gustase, iría aumentando el volumen de mis lecturas respetando la cronología, aunque sin ningún rigor.

-Hay una obra de soledad, 'Cinco horas con Mario'. ¿Cómo nace? Don Miguel, ¿la soledad se combate? ¿Sale uno victorioso, o la soledad ya es una vestimenta, va con nosotros a las fiestas y a las despedidas?
-Por de pronto, no hay que confundir la soledad con la falta de compañía. La primera la padezco como viudo fiel que he sido, pero no la segunda, ya que me siento muy arropado. Mis hijos están conmigo. Los vecinos me paran en la calle para preguntarme por la salud, el Ayuntamiento de mi ciudad pone mi nombre a lugares culturales notables. Mi familia y amigos se desviven por atenderme, me abastecen de la compañía que necesito. ¿Puedo quejarme yo de soledad? […]

-Usted escribió en 'Señora de rojo sobre fondo gris': "¿Más de media docena de personas en el mundo que merezcan ser amadas?". ¿Las hay, don Miguel? ¿Qué nos hace amar a la gente?
-Las hay, seguramente más. Y ¿por qué nos amamos? El tirón, tanto en el amor como en la amistad, es para mí un misterio.

-Ése es un libro extraordinario, como una herida que se va abriendo a medida que avanza. Y hay un paralelismo entre su vida con su mujer, Ángeles, y las cosas que cuenta en la novela. ¿Es lícito que pensemos que la identidad es, salvo detalles narrativos, prácticamente total?
-En cierto sentido, porque total, lo que se dice total, no puede ser la identidad en un caso como éste.

-Escribe usted en ese libro: "Entonces dije esa gran verdad de que, con su sola presencia, aligeraba la pesadumbre del vivir". Y usted se preguntaba: "¿Puede decirse de alguien algo más hermoso?". En la vida real, cuando recogió el Cervantes, dijo algo similar de Ángeles. Un recuerdo impresionante. ¿Cómo lo vivió, cómo lo vive?
-Esa bella frase sobre mi mujer no es mía. Es de Julián Marías, que la dijo por primera vez en mi recepción en la Real Academia. Me dejó con un nudo en la garganta pensando: "Exactamente eso era ella".

-Han aparecido sus obras completas, y en la portada aparecen ustedes dos, su novia y usted. ¿Qué memoria viene primero a su mente cuando vuelve a verse en unas fotografías así?
-De la foto de Ángeles quinceañera que abre mis obras completas volví a enamorarme cada vez que la veía. Así pasó este verano. Esperando que amaneciera para mirar su fotografía. Siempre fue bella, pero, cuando la conocí, era tan bonita, inteligente y atractiva que tenía alrededor un centenar de moscones. Yo tenía un par de años más que ella, pero nos enamoramos, en el 46 nos casamos y en el 73 la perdí. Eso duró mi historia sentimental.

-Ese libro es también una narración sobre lo que el dolor o la incertidumbre hacen sobre el artista. La infelicidad lo interrumpe. ¿Le pasó a usted? ¿Cómo pudo dominar el dolor hasta volver a crear de nuevo, después de la muerte de Ángeles?
-El artista no sabe quién le empuja, cuál es su referencia, por qué escribe o por qué pinta, por qué razón dejaría de hacerlo. En mi caso estaba bastante claro. Yo escribía para ella. Y cuando faltó su juicio, me faltó la referencia. Dejé de hacerlo, dejé de escribir, y esta situación duró años. En ese tiempo pensé a veces que todo se había terminado.

-Hace usted ahí una reflexión muy poderosa, que nos compete a todos: "Es algo que suele suceder con las muertes: lamentar no haberles dicho a tiempo cuánto las amabas, lo necesarios que te eran". Es un sentimiento de pérdida muy hondo. Como si el olvido fuera imposible.
-El amor llega a ser una costumbre y no reparamos en sus efectos. Por eso yo lamentaba no haberle dicho a tiempo cuánto la amaba y cuánto la necesitaba. Era un sentimiento de pérdida tan hondo que no me consolaba de haberlo silenciado.

-En esta novela hay una insinuación sobre el carácter del ser humano, "sobre todo si es artista", demasiado pendiente de sí. Habrá visto muchos así. ¿Los tiene en la cabeza? ¿Cómo se ha relacionado usted con esa vanidad que cita?
-Siempre existe la vanidad en el artista, creo. A veces se muestra agresiva, absorbente. Nunca fue mi caso. La mía fue normalmente asimilada, controlada. Fuera del Premio Nadal, que me prendió fuerte, no recuerdo haber perdido pie por esta causa. Fui asimilando mi obra poco a poco.
-No poderse replantear el pasado "es una de las limitaciones más crueles de la condición humana". De todos modos, uno se lo replantea. ¿Qué tacharía?
-No conduce a nada. Es una pregunta normal en las entrevistas, pero creo que no conduce a nada. Tachar, enmendar mentalmente... ¿Para qué? Mis correcciones cuando he tenido que hacerlas han sido pequeñas, superficiales. A menudo, por mi gusto, habría vuelto a escribir la pieza entera. Pero eso no vale. Uno se queda a gusto o se queda frustrado. Es igual. El bien o el mal ya están hechos. […]


jueves, 10 de junio de 2010

VIAJE A ZAFRA POR RIPIOS

Al 4º encuentro con Cáceres
se fueron a Extremadura
en el coche de Cristina
comenzaron su aventura

Pararon a desayunar
en la mitad del camino
entre cafés y tostadas
casi cambian su destino

Tan pronto quieren ser monjas
como dejar la clausura
un ciclista "coronado"
les hizo perder la cordura


Y siguieron su camino
entre risas y dislates
dijeron barbaridades
y muchísimos disparates

A ver sus "Cielos de Barro"
llegaron a Extremadura
se enamoraron de Zafra,
de su gente, su cultura

Caminaron por sus calles
sus Iglesias y sus plazas
vieron todo lo que hay que ver
¡no les quedó nada en Zafra!

Salmorejos de colores
comieron en "Lacasabar"
queso, ensaladas y setas,
¡no sabían donde atacar!

En casa del "Conde de Feria"
que ahora es un Parador
se tomaron un gin-tonic
para calmar el calor

Ya la noche bien entrada
a cenar se encaminaron
son sus gorros y mandiles
el reservado llenaron

Intercambio de regalos,
de cariño, de opiniones,
mientras dentro, en la cocina,
se calientan los fogones

Hablan de Dulce Chacón,
de su cielo, de su barro,
las opiniones se encuentran
¡se va animando el cotarro!

Una aspirante a bloguera
las asalta, la muy lista,
ella quiere formar parte
de este club tan elitista

Yo leo mucho, no trabajo
voy donde haya que ir,
sin formar parte del club
yo no me quiero morir

Con los ojos ya caidos
y la cara descolgada
ellas se fueron de farra
¡yo aquí no me pierdo nada!

Hicieron malabarismos
para pagar las bebidas
¡no se paga un duro más!
¡lo cara que está la vida!

Los gin-tonic con dos vasos
los bourbon y coca-colas
esto de ser como niñas
¡hay que ver como me mola!

Los gin-tonic allí en Zafra
ahora no llevan limones,
sino pepino en rodajas
¡no es pa tocar los coj........!

En Feria con su Castillo
y con sus cruces de mayo,
que olían a muerte y papel
¡por poco les da un desmayo!

Y al final se despidieron
prometiéndose otro encuentro,
más abrazos y más besos,
y muchísimo sentimiento,

domingo, 6 de junio de 2010

¿SOMOS PELIGROSAS? ¿A QUE SÍ?



POR PETICIÓN POPULAR, AQUÍ OS DEJO EL VÍDEO QUE HEMOS HECHO, CON MUCHO CARIÑO, UNAS CUANTAS LOCAS PARA NUESTRO TERCER CUMPLEAÑOS. (QUE CONSTE QUE YO ME OPONÍA A HACERLO PÚBLICO... ¿QUÉ VA A SER DE MI REPUTACIÓN?)


PIDO PERDÓN AL ARTE EN GENERAL POR LOS DAÑOS OCASIONADOS, Y DOY LAS GRACIAS A LAS QUE LE PONEN GANAS, IMAGINACIÓN Y SACAN TIEMPO DE DONDE NO LO TIENEN PARA QUE LA VIDA SEA... ¡DE ARTE!

Pido perdón también a mi sufrida familia, que ha estado canturreando por los rincones, durante muchos días de preparativos, esta versión de mamaaaaa quiero ser artistaaaaaaa




Y LO DICHO:





Y AHORA... ¡EL MAKING OFF!

(ESTRENO MUNDIAL, NO LO HAN VISTO NI LAS ARTISTAS PROTAGONISTAS)
MARÍA NORTE MATISSIANA O LA NORMADUVÁ PALENTINA:

video




LADY MARGARET O QUÉ MONA ESTÁ CON NÁ QUE SE PONGA


video


ELLAS QUIEREN SER BAILARINAS DE DEGAS, O
¡CHIQUILLAAA! COMO ME TIRES MÁS ME VAS A ARRANCAR LA PIELLLNAAAAA

video


SI NOS VIERA OTTO DIX NOS PINTABA A TODAS, O
¡AYYYY MADREEEE QUE HE METÍO EL TACÓN POR EL AGUJERITOOO!




AYYY RAMÓNCASAS, RAMÓNCASAS, YO DESPUÉS DEL BAILE NO VOY A ESTAR PA NÁ, O
PERO NIÑAAAA ¿DE DÓNDE TE HAS SACAO TÚ ESE TRAJEEEEE?








POR FAVOR, COMPRÉNDELA, MARGA QUIERE SER ARTIIIISTAAAAA


ENSAYO GENERAL DE LAS BAILARINAS (CON MEDIO VESTUARIO)





sábado, 5 de junio de 2010

MINUTOS MUSICALES

Y MIENTRAS SEGUIMOS ESPERANDO... UNOS MINUTOS MUSICALES




Io son partito poi così d'improvviso
che non ho avuto il tempo di salutare
istante breve ma ancora più breve
se c'è una luce che trafigge il tuo cuore

L'arcobaleno è il mio messaggio d'amore
può darsi un giorno ti riesca a toccare
con i colori si può cancellare
il più avvilente e desolante squallore

Son diventato se il tramonto di sera
e parlo come le foglie d'aprile
e vivrò dentro ad ogni voce sincera
e con gli uccelli vivo il canto sottile
e il mio discorso più bello e più denso
esprime con il silenzio il suo senso

Io quante cose non avevo capito
che sono chiare come stelle cadenti
e devo dirti che è un piacere infinito
portare queste mie valige pesanti

Mi manchi tanto amico caro davvero
e tante cose son rimaste da dire
ascolta sempre e solo musica vera
e cerca sempre se puoi di capire

Son diventato se il tramonto di sera
e parlo come le foglie d'aprile
e vivrò dentro ad ogni voce sincera
e con gli uccelli vivo il canto sottile
e il mio discorso più bello e più denso
esprime con il silenzio il suo senso

Mi manchi tanto amico caro davvero
e tante cose son rimaste da dire
ascolta sempre e solo musica vera
e cerca sempre se puoi di capire
ascolta sempre e solo musica vera
e cerca sempre se puoi di capire

******************

ACTA CENA CUMPLE. JUNIO


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Detrás de cualquier cuadro
hay miles de historias”.
Dedicado con mucho cariño a Marga, María Norte y Cristina.

...“…Y en cada uno de sus colores
queda viva para siempre
una bonita parte de tu vida”

En especial, para ti, Cristina.


M.S.


De María S a Amanda


03 de junio de 2010

Amanda
Casa Cuesta
Sevilla

Querida Amanda:


Si todavía estás ahí espero que puedas leer mi carta. Cristina es increíble. Gracias a ella hemos podido disfrutar de ti nuevamente, y cada una de nosotras ha sido por un momento algo Amanda. Ha traido además el gorrito tarta que tanto nos gusta.

Sabrás también que Elena me ofreció ayuda para la organización, aunque al final no haya hecho falta. Y que a Marga tengo que agradecerle que trajera su dvd, y a María N. su reportaje fotográfico. Así que yo solo me he tenido que ocupar de las velitas, de los folletos de la “peli”, y de algunas fotos, bueno, y de organizar la cena con Antonio, que por cierto bien que nos ha atendido ¿no te parece?

Como sabrás, a la vista de ninguna propuesta para precena, quedamos, las que ya llevábamos de “precena escénica” unos meses, para verificar tecnologías y, como no, tu estado de salud. Sobre las 20,00 h nos vimos Cristina, las Monge y yo por los alrededores de la catedral. Nos entretuvimos un ratillo viendo los altarcitos que adornan Sevilla con motivo del Corpus y tras el paseo espiritual y ramita de romero en mano aparecimos en Casa Cuesta. Gin tonic, o similar, de rigor y a ultimar detalles.

Eran ya casi las 21,30 h y van llegando. Primero Ángela y su cola de carpintero. Luego Pilar, Elena, Mªdel Mar, Rocío y Adela, que junto con Cristina, Marga, María N. y yo subimos todas al comedor.

Fotos contigo –o en ti- y regalitos al rincón con las etiquetitas para el “reparto invisible” posterior.

Antonio nos da la bienvenida y nos presenta al camarero, Jose, que se ocupará de atendernos. Nos felicitamos, brindamos y empezamos rapidito con el libro, aunque antes Rocío, que tiene frío, se cubre con el pañuelo recordatorio que lleva como fondo de bolso, tras la celebración que ha tenido lugar a finales de abril con motivo del 50 aniversario de la inauguración de su colegio en Huelva (las Esclavas).

A todas nos ha gustado el libro. En la encuesta, 6 votos, al 50 % le ha parecido bien y al 50% muy bien.

Abre los comentarios María N. hablando del género: novela epistolar y con ello la posibilidad que da al autor de poder cambiar de registro o tema en función del personaje que escriba la carta, de ahí que con algunas hayamos reido mucho, y con otras se nos haya encogido el corazón ante las situaciones horribles que trae cualquier guerra.. Al hilo del género manifestamos la necesidad de muchas en avanzar un poquito más en nuestras charlas literarias, y recordamos a Bea de Cáceres que ha quedado en enviarle a Cristina una guía orientación a la lectura y clasificación de géneros, identificación e importancia de los narradores, etc.

Hablamos de cómo a través de lo que se cuenta en las cartas podemos ir adivinando la personalidad de cada uno. A través de lo que se cuenta sí, porque algunas confesamos que nos hemos perdido con ciertas cartas y personajes, ya que en el estilo y lenguaje muchos se parecían.

Los P.D. nos han gustado, no así el final previsible, demasiado convencional. A Elena incluso le ha parecido en general un tanto chic lit , y algo ¿incongruente? – no se si es la palabra adecuada- que se acabe casando una chica como Juliet.

A Rocío le gustaría conocer Guernsey y su vena romántica le hace envidiar la vida de los isleños. Otra de sus venas, la clásica, nos llama la atención sobre la alusión en el libro a Julio Cesar, Medea, Catulo… del que por cierto nos trae dos traducciones de un mismo texto: una, la traducción de su libraco de la facultad, con la elegancia requerida al uso y otra, la de un pequeño librito con ilustraciones de lo más erótico-festivas, y traducción “idem”. Apunta además que la visión de la cotidianeidad en medio de una guerra le recuerda a la “Suite Francesa” de Irene Nemironsky.

Destacamos algunas frases o párrafos que tanto nos gustan y recordamos algunas de las situaciones divertidas que se relatan.

Se habla también de la gran labor en cuanto a documentación que conlleva el libro. Aunque a Penilebe, que de ingleses sabe la tira, le parece que no está bien reflejado el carácter de aquellos por el trato poco formal que se dan entre ellos, cosa que no ocurre, al ser ellas americanas, al caracterizar al susodicho Mark.

Nos preguntamos por la rapidez en la correspondencia de algunas cartas dados los tiempos que corrían.

Cristina que es la que lo propuso, confiesa que sin saber de él, lo que le atrajo fue la portada y una vez leido lo defiende como apropiado para la ocasión, al alternar la parte histórica e interesante con esa otra parte divertida y frívola que nos cuenta. Y por ese homenaje a la lectura y al detalle diminuto que de un libro te lleva a otro, y por los lazos que pueden llegar a establecerse al compartirlos.

Tanto es así que María N. comenta que tras leer el libro está todavía más convencida, aún si cabe, de las indiscutibles satisfacciones que reporta pertenecer a un club de lectura. Y nos cuenta además una curiosidad sobre Guernsey –del que por cierto alguna, o tal vez la mayoría, no habíamos oido hablar en nuestra vida- también es el nombre que recibe un tipo de jersey de lana (oriunda de la isla) que llevan los marinos.

Marga dice que es un libro de buenos, hasta los malos (ocupantes) son buenos, aunque Cristina nos recuerda lo malísimos y traidores que son aquellos que denuncian.

Como remate, Penilebe, nos hace caer en una serie de erratas, como la de la pág 270: …sobre tú (sobre ti) y aprovecha para obsequiarnos con uno de sus ya conocidos “panfletos instructivo-documentales”, en este caso de denuncia: “Los problemas de un editor”.

Por fín llega la hora de los regalitos. Algunas miramos el reloj inquietas ¿dará tiempo para "lo otro"?. Vamos bién. Antes de empezar, Ángela nos quiere regalar unos ripios que trae preparados, regalo para todas, en especial para las que estuvimos en Zafra, pues en ello se ha inspirado. Así que con esa gracia que dios le ha dado, a todas con su arte nos ha deleitado. ¡Buenísimos! Y como no, tuvimos tiempo de insistirle para que nos contara alguno de esos chistes, que con esos gestos y ese don multilingüe que tiene, tan bién sabe poner en escena.


Propongo a María N. que haga de maestra de ceremonias, pero Adela por aquello de la experiencia y porque "le conviene estar de pié" repite nuevamente. Y tan divertida como el año pasado, aunque algo más traviesa, empieza el reparto, dejando a un lado los más chiquititos ¡uouououoo! Supongo que aunque tú los vistes te gustará recordarlo, así que dejaré que sean ellas mísmas las que te lo cuenten.


María S


De Marga a Amanda

Querida Amanda:
Como sabrás de mis habilidades con el fieltro, este año he adornado un bonito canasto rosa fucsia con tu logo en fieltro azul. Para los paseos de Elena.

Marga


De María N a Amanda

Amanda, pues yo he adornado hasta el papel de regalo con unas letras de colores que a María S. le han encantado. Tanto es así que le daba pena romperlo y le ha costado lo suyo desempaquetar el marco con la foto de todas nosotras, las catorce en pleno –aunque con algo de truco-.

María N


De María S a Amanda

De nuevo aquí, pués mi regalo a Marga es el siguiente que sale. Es un calendario de mesa, del cuarto año que comenzamos juntas y como va ilustrado con imágenes de nuestros cuadros-sorpresas no puede abrirlo hasta el final. Así que le he escrito una carta rogándole paciencia y contándole un cuento de hadas madrinas, calabazas y la llave con la que podrá abrirlo cuando la consiga. De momento se conforma con el paquetito, que he adornado contigo y el libro en relieve.

María S


De Ángela a Amanda

Pues yo me he pasado toda la tarde pega y despega y vuelve a pegar la ilustración con la que he decorado la caja-compartimento de madera que le he regalado a Cristina.



Ángela


De Elena a Amanda

Amanda, aunque no te lo creas la idea del kit básico que le ha tocado a Mª del Mar ha sido mía y sólo mía. He decorado la caja con una bonita cenefa logo en amarillo y de regalo lleva su llaverito logo en madera y todo lo necesario para elaborar nuestras manualidades cumpleañeras: cola, tijeras, rotuladores, etc.


Elena


De Mª del Mar a Amanda

Te contaré que aunque mi madre me miraba y no entendía muy bien lo que estaba haciendo, le he bordado una bolsa-neceser en tela de saco a Rocío, con palabras de nuestro diccio-hoylibro.


Mª del Mar




De Rocío a Amanda

Pues la Penilebe se lleva delicadamente envueltas para su nueva casa dos macetitas-latas-de-maiz con unas plantitas que he cogido de mi balcón.


Rocío

P.D. Por supuesto he fregado las latitas para quitar etiquetas y restos de pegamento ¡eh!


De Penilebe a Amanda


¡Oh querida Amanda! A mí que tan bién se me da eso de escribir, le he regalado a Ángela mi versión particular de Blancanieves aprovechando el cuento que esa María S-niña lee mientras su padre la dibuja hace muuuuuuuchos años.
Y como no, mis letras recortables y su etiquetita con el dibujo en el papel de regalo.



Pililebe-penilebe





De Adela a Amanda

Amandita, yo he sido la que ha decorado una mini cajonera con los nombres de todas las componentes de hoy libro -bueno, de casi todas, ¡qué despiste!- y se lo he regalado a María N.



Adela



De Cristina a Amanda

Mi queridísima Amanda:
Mientras Adela abría su primer regalo, María S no daba crédito, pues yo también he regalado un calendario de mesa ¡qué casualidad!. El mío va repleto de fotos tuyas vestida y situada para la ocasión de cada mes y lleva resaltadas las fechas de nuestros cumpleaños individuales.

Y como segundo regalo, muchos de los cuadros que María S ha regalado también en el suyo -¿otra casualidad?- pero encuadernados en una bonita edición –¡de lujo!, dice Marisur, ¡un tesoro! repite-. Son todas las lectoras con arte que a lo largo de estos tres años han llegado a nuestro rincón y algunos de los relatos que nos han ido inspirando a cada una.


Cristina




De María S a Amanda

Bueno Amanda, la noche parece que va llegando a su final, cuando de repente, la bonita imagen picasiana que ha presidido nuestra velada inmovilizada en el tiempo… cobra vida!


¡próximamente en sus pantallas! el estreno mundial de...

Suena la música, y nuestras lectoras con arte empiezan a salir de ese rincón que durante tres años llevamos mimando, y descolgándose de sus elegantes marcos empiezan a latir al ritmo de una canción –¡maaaamá quiero ser artista!...-.

Las lágrimas de reir no me dejaron ver esas caras de sorpresa y las risas de las demás, que con su disfrute agradecieron de sobra lo que tanto hemos disfrutado las ¡artistas protagonistas!

Llega la hora de irnos a tomar una copita... Y dejando en el aire esa pregunta: ¿Las mujeres que leen...son peligrosas?, nos marchamos.



María S


P.D. Recuerda que todo empezó aquel 13 de marzo cuando Cristina nos retaba en el blog: “A ver si adivináis cuántos cuadros aparecen en este vídeo de "Hold Your Horses-70 Million", (y quién los pintó)…”. Y como con los libros, un detalle te lleva a otro, y éste a otro, y una amiga ilusiona a otra, y ésta a otra, y… dejando mucha, muchísima fantasía, entre bambalinas, el resultado es éste…¡que acabamos bailando como locas en el césped!


AGRADECIMIENTOS
Este acta "a lo epistolar" no ha surgido por casualidad como ya sabreis. Espero que os haya gustado y que haya dado fiel testimonio de nuestro feliz encuentro.

Gracias a todas las que habeis colaborado y participado en la celebración de nuestro cumpleaños, con vuestra ayuda, vuestra presencia, vuestras risas y vuestros regalitos, haciéndole frente a ese tiempo que muchas veces nos falta y poniendo toda la ilusión que merece estar celebrando tres años ya de lecturas -¡y locuras!- compartidas. ¡Por muchos mas!

Y gracias a Agustín y Paula, que nos trajeron una sorpresa más, para deleite de Marga: recién aterrizada en Sevilla tras diez meses en las finlandias, acercaban a Blanca para dar su primer beso de recien llegada a la artista de su madre.

Y también a Rocío que refrescó nuestra última copita con sus dos amigos literatos.



FIN…
…por ahora, así que nos vemos el próximo día 7 de julio con Miguel Delibes: SEÑORA DE ROJO SOBRE FONDO GRIS. Organiza la cena Adela y yo puedo traer a invitada.





jueves, 3 de junio de 2010

Yo también lo siento



No hace falta haber conocido a alguien para sentir su muerte. Porque todas las muertes son iguales. Todas son muerte. ¡Y la muerte es ausencia de tanto! Se va el que muere y con él lo que pudo haber sido y ya no será jamás.



Lolo Pavón deja tres hijos, tres niños cuya infancia ya no será la misma. Su juventud tomará derroteros inundados de orfandad, su madurez vivirá entre la supervivencia y la nostalgia y la vejez muy probablemente será una identificación con aquel que se fue hace tantos años: el padre. El pilar que dejó la casa de sus vidas coja para siempre.

Decía su amiga Cristina esta mañana que hay diferentes tipos de padres: los normales, los anodinos, los buenos, los geniales. “Y Lolo estaba lleno de genialidades”. Quizás haya tenido la genialidad de dejar desparramado en los rincones retazos que les sirvan a esos niños para arañar a lo imposible las certezas y a la soledad cierto grado de empatía.


¡Qué pena morir tan joven cuando tienes una vida por delante!


Esperemos que sus niños sientan la mano invisible de su padre aferrada a las suyas de por vida.



Yo también lo siento aunque no le haya conocido





DIARIO DE CÁDIZ, 4/6/2010:
LOLO PAVÓN, POR SIEMPRE LOLO PAVÓN (pinchar la foto)