lunes, 31 de octubre de 2011

DOS ENTRAÑABLES RENGLONES TORCIDOS DE DIOS

Critica teatral de Alejandro Reche Selas:
"La locura se puede abordar de muchas maneras diferentes, por eso tomo las palabras de la novela de Torcuato Luca de Tena para hablar de "Elling" ya que ambos títulos tratan el mencionado tema con la sensibilidad suficiente para despertar en el lector/espectador sonrisas y lágrimas.
El director Andrés Lima, que ya estuvo en el Teatro Lope de Vega con una versión arriesgada y transgresora de ‘Tito Andrónico’, de William Shakespeare, ha vuelto con una pieza peculiar por diversos motivos. Uno porque se trata de una obra basada en una novela del escritor Invar Ambjornsen, autor noruego desconocido por estas latitudes ya que de este país el público suele tener como referencia a su compatriota Henrik Ibsen, autor clave del teatro del siglo XIX, gracias sobre todo a ‘Casa de muñecas’, obra de la que se vio una versión en este teatro de la mano de Silvia Marsó el año pasado bajo la dirección de Amelia Ochandiano.
En segundo lugar, los actores hacen un trabajo soberbio porque saben mostrarse comedidos o excesivos, debido a su condición, no en vano son dos hombres recién salidos de un manicomio.
Por un lado, Carmelo Gómez demuestra una enorme versatilidad ya que, en lo que a teatro se refiere encarnó hace más de una década al atormentado Brick de ‘La gata sobre el tejado de zinc caliente’ de Tennessee Williams y a un alcohólico en ‘Días de vino y rosas’. de J. P. Miller , más recientemente.
En esta ocasión Gómez se muestra vulnerable y desmadrado a la vez, mientras que Javier Gutiérrez está genial y muestra su lado más animal y primario. Finalmente Rebeca Montero y Chema Adeva dan muestras de una gran calidad interpretativa al encarnar a varios personajes muy diferentes entre sí a lo largo de la función.
La puesta en escena es sencilla: un cuadrado en el que caben dos camas, una mesa, una radio y un indispensable teléfono. Mientras, la música romántica interpretada en directo contribuye a envolver al público en un mundo donde la locura, los sentimientos y, sobre todo, la amistad afloran con fuerza haciendo que el público se ría en determinados momentos y sienta ternura por la pareja protagonista en otros. En resumen, Andrés Lima consigue dar un salto al vacío del que sale bien parado gracias a unos actores que muestran el lado más tierno de la locura ".

sábado, 29 de octubre de 2011

¿NOS VAMOS AL TEATRO?

DOMINGO 30 DE OCTUBRE, A LAS 19,30 H.
 tenemos que estar allí a las 19 h.

ELLING & YARNE

Basado en el libro “Elling” de Ingvar Ambjornsen
ESTRENO NACIONAL

Dirección: Andrés Lima
Versión: David Serrano

Con Carmelo Gómez y Javier Gutierrez


Ingvar Ambjørnsen (1956) es uno de los grandes autores de la novela noruega contemporánea.
Sus obras, caracterizadas por un fuerte realismo, han sido publicadas en más de veinte países, traducidas a otros tantos idiomas y adaptadas con gran éxito al cine y al teatro.
Ambjørnsen es uno de los escritores que mejor perfilan la expresión literaria de la soledad y la amistad, a la vez que, mediante una prosa sencilla y contundente, demuestra una más que especial compresión del alma humana. Autor de 18 novelas, además de ensayos, relatos breves y literatura juvenil, se ha ganado la complicidad de los lectores tanto dentro como fuera de su país.


Precios: 21,00 € a 4,00 €








viernes, 28 de octubre de 2011

RECOMENDACIONES DE OCTUBRE

Ante la petición de María Norte, paso a desgranar las (pocas) lecturas que se recomendaron en la cena. Ganó, como ya sabéis, "El ojo de la gallina" (que no pongo aquí porque está en gallinero aparte), pero por si acaso su autor tenía la agenda muy apretada, pusimos uno de suplente (que hemos decidido dejarlo para diciembre):

El extranjero de Albert Camus:
La novela tiene como protagonista a Mr. Meursault, a quien una serie de circunstancias conduce a cometer un crimen aparentemente inmotivado: su muerte en el patíbulo no tendrá más sentido que su vida, corroida por la cotidianidad y gobernada por fuerzas anónimas que, al despojar a los hombres de la condición de sujetos autónomos, les eximen también de responsabilidad y de culpa.

Es la primera novela de Albert Camus, publicada en 1937. Es la más ampliamente difundida de las obras del escritor argelino. Expresa una cierta peculiaridad hipnótica que, aunada al ritmo y la brevedad de la narración, logra convertirla en uno de esos escasos libros que se hacen leer de un tirón. Desde el primer párrafo Camus nos sumerge en el terreno de lo absurdo que, sin embargo, nos resulta siniestramente familiar al ser un fiel reflejo de la existencia del hombre moderno. Lo cotidiano y lo extraordinario, lo predecible y lo inexplicable se alternan de manera aleatoria, simplemente suceden. Partiendo del absurdo como condición existencial primaria y destino ineludible del sujeto, el autor desarrolla una crítica elegantemente mordaz e implacable de los valores de la sociedad burguesa, sumando absurdo tras absurdo expresados mediante la sacralización de la muerte, la piedad artificial de los ritos funerarios y del propio luto, así, como las conductas individuales y colectivas que los legitiman conformando un ineludible círculo vicioso de prejuicios, hipocresía e ignorancia malintencionada del cuál, una vez dentro, es absolutamente imposible escapar, pues de principio a fin, de la cuna a la tumba cada existencia individual corresponde a la concretización subjetiva de lo absurdo como rasgo definitorio y definitivo del hombre y del cosmos.
Tema recurrente en toda su obra, el Sistema Judicial es la representación última de la más absurda pretensión del hombre: creerse capaz de distinguir valor alguno en las acciones de sus semejantes y llegar a la pretensión de poder ejercer la justicia. Así dentro de la teatralidad totalizante que es la existencia individual se representa un segundo drama: una trágica pantomima con niveles aún más patéticamente perversos de histrionismo. En este teatro de la crueldad el actor por antonomasia, el histrión último es el juez, impostor de Dios, representación de la incurable necedad del hombre que, ciego a la verdad, se cree capaz de ejercer la justicia.

Pilar, parece que está subyugada por este autor (que además refleja uno de los temas preferidos de nuestra Pilipink, aunque ella no sea consciente, a saber: un niño huérfano y una guerra)
El día antes de la felicidad, de Erri de LucaUn joven huérfano de Nápoles vive muy apegado al portero de su comunidad de vecinos, Don Gaetano. Éste es quien le da lecciones sobre la vida, quien le enseña a relacionarse con las mujeres, a formarse como adulto y a afrontar los problemas de la calle. Don Gaetano se convierte en algo así como un padre para el chico.

El día antes de la felicidad ha vendido ya miles de ejemplares en Italia, llegando incluso a superar a alguno de los títulos de Stieg Larsson. Erri de Luca es un autor de culto, de esos que escriben novelas fuera de corrientes comerciales, que apuestan desde hace años por un estilo sencillo y sin florituras. Sin ir más lejos, la anterior novela publicada en España, En el nombre de la madre (Siruela, 2007), era un relato transparente y directo sobre la divina concepción de María y el viaje que hace junto a José a Belén, donde nace el niño Jesús.

El día antes de la felicidad es la historia de una relación entre un chico y un adulto. Don Gaetano es de esos hombres que las ha visto de todos los colores y tiene a sus espaldas un saco de experiencias; el muchacho, en cambio, no ha tenido a nadie en quien fijarse y ha pasado gran parte de su tiempo libre leyendo en un sótano. Más allá de los libros, el joven se enfrenta a la realidad napolitana y a los relatos de la guerra de Don Gaetano. Casi sin quererlo, el discípulo se hace adulto a pasos agigantados.

Erri de Luca ha trazado un argumento atractivo, bien escrito. No obstante, a pesar del valor moral que la crítica italiana le ha dado a la novela, no creo que sea para tanto. Estamos ante una novela corta de formación, sí, pero es exagerado decir que encierra grandes lecciones de moral. La sensación que me queda después de leer El día antes de la felicidad es que guarda un argumento atractivo pero el relato acaba resultando demasiado contenido.


Adela, dijo que estaba leyendo:
Una novela francesa de Frédéric Beigbeder (Ed. Anagrama):
El 28 de enero de 2008, Frédéric Beigbeder era detenido a las puertas de una discoteca parisina por consumo de cocaína en la vía pública y pasaba 48 horas bajo detención preventiva. Irónicamente, tan solo unos días más tarde, su hermano, el empresario Charles Beigbeder, recibía la Legión de Honor de manos del presidente francés. De este suceso real nacería poco tiempo después Una novela francesa. Desde su celda, Beigbeder echa la vista atrás y, con auténtico espíritu de arqueólogo, reconstruye su infancia olvidada. Con su habitual trazo impenitente dibuja el retrato de sus dos familias: los Chasteigner, aristócratas de rancio abolengo, y los Beigbeder, burgueses acomodados venidos a menos. Rememora los deliciosos veranos transcurridos en la casa familiar de Guéthary, pescando camarones con su abuelo o viviendo acomplejado bajo la sombra de su hermano mayor. Repasa también el trauma que supuso el divorcio paterno y la dulce anarquía que lo siguió.

En un constante ir y venir del pasado al presente, Beigbeder pasa de la melancolía del recuerdo al relato de su detención, del papel de sus abuelos en las dos guerras mundiales a los tiernos momentos pasados junto a su hija Chloë. Y todo ello aderezado, como no podía ser de otro modo, con feroces críticas a las dependencias penitenciarias de París y al mismísimo fiscal de la ciudad, Jean-Claude Marin, soflamas contra el sistema y una defensa acérrima del consumo de drogas. En definitiva, Beigbeder entreteje una suerte de memorias que son en realidad un auténtico recorrido sentimental por la Francia de las cuatro últimas décadas.

martes, 25 de octubre de 2011

ACTA OCTUBRE 2011. ELLING

Pero mira que sois... vehementes, ansiosas, ávidas, anhelantes... todo a su debido tiempo hijas mías que con esta actitud no llegaréis a ningún sitio.
Menos mal que tenemos a nuestra Pili de telonera para calmar vuestras almas que al final de esta churri-acta no creo que se queden muy satisfechas, así que las que escribís bien id preparando algo para que a mis chicas no les de algo.

ASISTENTES: Marga, Cristina, María Sur, Rocio, Pilar, Angela, Adela, Mª del Mar y Marió

Empezamos haciendo comentarios iniciales varios sobre el viaje a Portugal, seguimos con Dulce Chacón y su hermanita, que ahora entendemos porqué no le pusieron a ella el nombre de su hermana... ¡vaya con la hermanita!
PILAR a pesar de reconocer ¿humildemente? que no había leído el libro, ella es fantástica y dice: Mar, hola... etc, etc... mail pá arriba mail pá abajo, concienzuda sinopsis del libro, en fin el típico rollo para poder hablar un ratito que la pobre lleva seis días griposa sin decir ni mú

A ROCIO le ha gustado y le ha parecido divertido. En un momento dado cree que pierde fuelle pero gracias a la peli parece que se reconcilia con el libro. Lo mejor los dos personajes principales y por supuesto punto para el gobierno noruego por su programa de integración de los discapacitados. No gusta la crítica a los poetas y a la cultura
Le ha parecido un canto a la esperanza y al buen humor.

MARIA SUR no ve que sea una novela tan feliz y positiva aunque se ha reído siente lo mal que lo pasan en su vida diaria para salir adelante. Fantástico lo de meter las poesías en los paquetes de sopa.
A ANGELA sí le ha gustado y le parece que tienen, los personajes, unas elucubraciones bastante cuerdas.
CRISTINA considera que no tiene un final feliz porque empieza otra etapa en la vida de Elling sin el que había sido su compañero hasta ahora.

ADELA nos cuenta que en su más tierna juventud tuvo un Elling en su vida que le enviaba poemas en bolsitas de pistachos...se engollipó de tanto fruto seco y ni puñetero caso a los poemitas del pavo
El libro le ha gustado sobre todo por el tema y cree que es bastante significativo el tiempo que transcurre desde que la madre se muere hasta que va al cementerio a ver su tumba.
Al respecto CRISTINA cree que algo debió ocurrir cuando la madre murió para que a Elling se lo llevara la policía al centro dónde estuvo ingresado.

Hubo una pequeña discusión sobre si es o no discapacidad el problema de Elling. Hay quien, como
yo, encuentra similitud entre este libro y el del autista y por tanto creemos que es un tipo de discapacidad, sin embargo otras opinan que Elling es así fruto de las vivencias que tuvo con la madre.
Definitivamente creemos que es un tipo de transtorno pero sin ser un auténtico discapacitado, influenciado por la vida que había tenido.
MARGA dice que es libro más divertido que ha leído en los últimos tiempos (parece ser que hasta lloró de risa) y que el protagonista aunque no crea que sea normal tampoco lo ve tan grave como para que no sea autónomo.
A mi divertido no me ha parecido aunque sí entretenido
Mª DEL MAR no ha opinado nada la pobre porque todo lo ha contado ya Pilar con el mail. Quería votar regular pero no la han dejado. No le ha visto la gracia ni le ha llenado el personaje.

Tiernos, lúcidos, extravagantes, simples, cochinos, obsesivos, primarios, nobles....estos fueron muchos de los calificativos que le dedicamos a Elling y a Kjell Bjxxxgggrrtt...estos noruegos tienen unos nombrecitos...

Y este cuento se acabó

lunes, 24 de octubre de 2011

CORTAYPEGA. ANTESALA DE UN ACTA QUE NO LLEGA

Anita Loos viajaba en tren un buen día por su vasto país norteamericano cuando, hastiada, indignada, cabreada, impotente, resignada… Ni puñetera idea tenemos de cómo se sintió la autora estadounidense pues nadie estaba allí para determinar su estado, se reafirmó definitivamente en el hecho de que las rubias lo tienen mucho más fácil, ¡¡onde va a parar, por Dios!! Y es que, queridas amigas de HOY LIBRO Y TIRO PORQUE ME TOCA, se le hincharon las neuronas de la inteligencia femenina al constatar cómo era atendida por el sexo masculino una rubia, compañera de compartimento, cada vez que se le caía el periódico al suelo, el pañuelo, los dulces… mientras que ella tuvo que sudar la gota gorda para conseguir subir su pesada maleta al tren y después colocarla en la rejilla, bajarla cada vez que precisaba coger algo, abrir la ventanilla cuando el calor la sofocaba, cerrarla cuando el aire le cortaba la ira… Todo solita, que para eso tenía dos manitas mu monas ellas que Dios Todopoderoso en su infinita bondad le había otorgado.
No es que no se hubiera dado cuenta antes, sino que aquella experiencia con su compañera de vagón y los babosos centinelas de los buenos modales machopatrios fue too much for her. Corría 1924 y un año después publicaba con gran éxito “Los hombres las prefieren rubias”. Debió pensar algo como “¿Queréis rubia? Pues tomad rubia”. ¡¡¡¡Ay, Marilyyyyn de mis entretelas!!!!
¿Qué será mamá lo que tiene el negro?, dice la canción. Yo, permitidme queridas amigas de HOY LIBRO Y TIRO PORQUE ME TOCA, que cambie el estribillo y canturree en un soniquete compartido: “¿Qué será mamá lo que tiene esta rubia (y no me refiero a la Marilym, sino a nuestra Pérez-Aguilera)?”… Claro que, permitidme que haga una reflexión en voz alta pero: ¿nuestra blog master es rubia, semirrubia, ex-rubia-actual-rubia-de-botellazo-llevado-a-cabo-con-la-delicadeza-que-dan-los-reflejos-llamados-por-los-profesionales-de-la-peluquería-“baños de color” o “mechas”-según-se-pertenezca-al-Paleolítico-o-a-la-actualidad-más-actual. (Paro un poco que me ahogo).
CORRELACIÓN DE LOS HECHOS:
Cristina escribe en el blog días después de la cena:
“pilar, mientras llega el acta, y como sólo tienes que hacer un cortaypega ¿por qué no nos deleitas de nuevo con la sinopsis que te mandaron por email y con la que tanto nos reímos? nos van a faltar tus gestos y tu gracejo, pero ya los recreamos nosotras. ¡Anda, un adelanto!(Hago notar, queridas amigas de HOY LIBRO Y TIRO PORQUE ME TOCA, que nuestra querida rubia ha escrito Pilar con minúscula. Me pregunto si se debe al hecho de que cada vez que me ve me ve menos por culpa de mi aparente delgadez. Pilláis el juego de palabras, supongo…)
Ante tal petición, y con los antecedentes expuestos anteriormente respecto al sexo femenino rubio, mi débil personalidad claramente heterosexual pero sensible con la gente que quiere, sucumbió y… después de descansar el fin de semana al que tengo derecho como todo hijo de vecino por mucho cariño que la tenga a la Cristi y muy floja u ocupada que esté la Marió para escribir el Acta, la que aquí escribe, bajó las orejillas, flácidas por la injustificada delgadez, y se puso a la tarea.
Hago notar que, de tanto en tanto, hago reflexiones/observaciones en color naranja y letra cursiva que en nada tienen que ver con mi carácter reservado y discreto, sino con el bien hacer de una María del Mar que, con tanto paréntesis, me trasmitió la sensación de que mi única neuroma disponible no andaba al cien por cien. Y, considerando que tengo espíritu crítico y una edad muy similar a la vuestra, me siento en la obligación de hacer lo mismo, en letra naranja y cursiva. Gracias, Mar, por abrirme los ojos a la aplastante evidencia del paso inmisericorde del tiempo.
7 de octubre
Mar, hola:
No sé si eras tú o Elena quien me iba a llevar el libro que hay que leer este mes. ¿Lo recuerdas, Mar? Me lo ibas a prestar y Antonio se pasaba a recogerlo por vuestro trabajo. No va a poder ser. Ando muy liada y no tengo tiempo para hacer la lectura de este mes. Gracias de todos modos por la generosidad en prestármelo. Díselo a Elena, por favor, por si era ella quien me lo prestaba.
Un beso para las dos. Espero que estéis bien.
7 de octubre
Hola, guapísima. Mi libro lo tiene Elena, aquí en la Oficina, a tu entera disposición. Si quieres te hago un breve resumen del libro para que cuando vayas a la cena (que espero que lo hagas) no se note que no has hecho los deberes. Elena (que ha pasado por mi verita) me dice "...dile a Pilar que el libro es un tostón...".
Me da miedo preguntar por la venta de tu casa..... Un beso muy, muy grande y espero verte el día de la cena (de verdad, que te hago un miniresumen y no me chivo)
*Perdonad queridas amigas de HOY LIBRO Y TIRO PORQUE ME TOCA, pero considero pertinente resaltar varios puntos:
1. Su prontitud a la hora de contestar, nunca sabremos si debido al afecto que pueda profesarme o a una cierta dejación de funciones.
2. Yo escribo simplemente, “hola Mar” y ella “hola, guapísima”. No sé si os dais cuenta de la lucidez de María del Mar plasmada en el mail.
3. Notad su afición desmedida a los puntos suspensivos.
3. Cabe resaltar, asimismo, que la susodicha se despide con “un beso muy, muy grande”, mientras que una servidora envía únicamente uno a repartir entre dos.
10 Octubre
1. Mar, me reafirmo en que eres un encanto
2. Dile a Elena que me consuela mucho saber que el susodicho es un tostón aún sabiendo que no voy a poder leerlo3. No te lo vas a creer pero... ¡¡¡¡¡hemos vendido el ((Aquí paso a desarrollar en ocho líneas información altamente confidencial que, por razones obvias, acabo de eliminar. Sé que la vida es dura, que ardéis en deseos de morderos la uña del meñique todas, excepto nuestra querida blogmaster que se cepillaría las de las dos manos sin pudor alguno, pero…Mi generosidad sin límites me lleva a incluiros, para que la desazón no sea total, el final de este punto). ¡Año y medio y lo conseguimos cuatro días antes! Ya te contaré. Por ese lado, estamos muy, muy, muy contentos.
4. Dile a Elena que se lleve el libro a su estantería y que muchas gracias por ofrecérmelo
5. No olvides tu promesa: escríbeme un resumen cuando te aburras en el trabajo, te cabrees con la de al lado o, simplemente, te acuerdes de mi
Un beso. Gracias, Mar
* Hago notar dos puntos:
1. Que sigo reticente a enviar besos gratuitos a pesar de su desparrame de besos
2. Su rapidez en contestarme, el mismo día, lo que confirma que más que una cuestión de educación, es aburrimiento lo que la conduce a la premura. A las pruebas me remito
3. Los cuadraditos no son armas de destrucción masiva del despiste, sino muñequitos encantadores que yo, debido a mi carácter alegre-contagioso-febril, inserto en el texto pero que aquí no se reproducen.
10 de octubre
No te puedes ni imaginar lo que me alegro de lo del piso. Yo no paraba de pensar en los… (la censura actúa de nuevo, queridas amigas. I’m so sorry) euros que podían volar. ¡es que tu te merecías que eso acabara bien! ¡con lo que tu vales y lo buenaza que has sido con tus posibles/lamentables compradores! De verdad que me alegro una barbaridad. (Perdonad que esta última frase no la haya suprimido pero mi ego me lo impide. Esas frases inolvidables enmarcadas en sendos signos exclamativos, llegaron a mi corazón como dos dardos repletitos de gozo. Ni pensar quiero en la posibilidad de que sean parole, parole, parole… parole, soltanto parole… Estoy en un momento donde agradezco todo, cerrando los ojos a posibles frases construidas para agradar a tu frutero, al carnicero o a tu misma compañera de Hoy Libro, sin ir más lejos).
Elena, esta mañana, me ha devuelto el libro (aquí lo he dejado en la cajonera) por si te arrepientes y vienes a buscarlo. (Aquí, la autora del mail deja entrever una mujer llena de confianza ¿o pura ingenuidad?)
Sinopsis:
Dos adultos con problemas en su infancia: Elling, el protagonista, ha tenido una madre que le ha sobreprotegido y por tanto es incapaz de enfrentarse al mundo; además para entender cualquier situación se monta el solo unas paranoias muy curiosas que le dificultan aún más sus escasísimas relaciones personales; su amigo Kjell, odia a sus padres y es un cochino (de estos que no se cambian de calzoncillos) .Ambos se van a vivir a un piso que el ayuntamiento de Oslo les facilita para su integración en la sociedad (les da pánico salir a la calle, así que lo de hablar con otras personas ni te cuento). Además el Gobierno les pasa también una pensión (y tú preocupándote por la venta del piso. Si tenías que haber emigrado a Oslo...). Se añaden como personajes una especie de trabajador social que se supone les hace un seguimiento (yo creo que simplemente desempeña su trabajo, aunque un día les invite a cenar a su casa), una vecina embarazada que acaba liándose con el amigo de Elling, y un poeta (ya mayor) muy desengañado. Estos son los personajes, que al final se hacen muy amigos y se lo pasan chachi piruli. En cuanto al mensaje del libro pregúntale a Elena (je, je, je) porque todavía no lo hemos encontrado.
Por cierto, Elling quiere ser poeta y se dedica a introducir pequeños poemas en cajas de productos alimenticios para que la gente los encuentre y que los periódicos se hagan eco de ello (creo recordar que al final sale la noticia en algún periódico). Esto es lo que más me ha gustado de la historia.
En fin, un libro que a mi no se me ha hecho pesado, pero que ha pasado por mis manos sin pena ni gloria.
Un beso muy grande y ya te llamaré.
Jo, que me alegro de lo del piso....
…Y COLORÍN COLORADO…
SIEMPRE VUESTRAS, QUERIDAS AMIGAS DE HOY LIBRO Y TIRO PORQUE ME TOCA.
MARIÓ, QUERIDA: ESCRIBE YA EL ACTA A ESTAS NIÑAS INSACIABLES DE RISAS Y CURIOSIDÁ
7 de

sábado, 22 de octubre de 2011

MINUTOS MUSICALES...

...en honor del flamante premio Príncipe de Asturias, Leonard Cohen.

No sé si escuchasteis su discurso de ayer, en el que agradecía que España "le dio la voz" -cuando leyó los poemas de Lorca-, "y el instrumento para expresarla" gracias a un muchacho español, que conoció en un parque de Montreal, con el que aprendió sus primeros seis acordes a la guitarra. El chico un día faltó a la clase, y Leonard llamó a su pensión para interesarse por él. La dueña le contó que acababa de suicidarse. No sabía ni su nombre ni nada sobre su vida, pero esos seis acordes que le dejó en herencia fueron la base de todas sus canciones.

Me ha gustado que Leonard, en tan importante acto, le dedique el premio a ese pobre muchacho anónimo, por haberle enseñado esos seis acordes de los que salieron todos los demás. No hay mucha gente que reconozca la importancia de las pequeñas cosas que al final resultan ser tan grandes. Y menos que lo agradezcan.

Me hizo pensar ese discurso. Pensé en esos pequeños accidentes que ocurren en nuestras vidas y condicionan el resto de tu existencia. Y pensé que hay personas que pasan de refilón a tu lado, quizás sólo durante unos minutos, pero que cambian el rumbo que tenías marcado. Y nunca se lo agradecemos lo suficiente.

Quizás yo sea ahora quien soy por aquella profesora que me enseñó a leer en los dibujitos de mi cuaderno Rubio que "mi mamá me ama", y a partir de entonces esté intentando descifrar en la magia de las frases más declaraciones de amor. O por ese compañero que compartió conmigo sus lápices de colores "alpinos", ayudándome a dibujar un arco iris inmenso, tan inmenso que todavía estoy terminando sus multicolores arcos. O por esa otra que... ¡en fin!, cada uno tendrá los suyos.

Puede que el paso del tiempo nos haga olvidar que fueron ellos, y no nosotros, los que nos impulsaron en la dirección que hoy seguimos. Puede que tengamos que rebuscar en el fondo de nuestra memoria para encontrarlos. Puede que nunca recordemos su nombre. Pero tendremos que darle las gracias, ¿no? 

De momento, gracias, Leonard...

Os lo pongo para que lo escuchéis, que lo explica mejor que yo.



miércoles, 19 de octubre de 2011

FOTOS CENA OCTUBRE-2011

lunes, 17 de octubre de 2011

ELLING, LA PELÍCULA

¡Convocatoria de última hora!

Mañana martes, a las 7 de la tarde, pase de la película Elling en mi casa.

El NO-DO a las 6,30.




2001: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa
2001: San Sebastián: Premio de la Juventud. Mención Especial nuevos realizadores

Elling está preparado para volver al "mundo real" tras un periodo de dos años en una clínica psiquiátrica. Tutelado por los servicios sociales noruegos, él y su compañero de habitación, un gigante bonachón llamado Kjell Bjarne, son propuestos para ser reintegrados en la comunidad. La asistencia social les ha concedido un apartamento en Oslo, donde se supone que han de ser capaces de cuidar de sí mismos. Pero, para alguien a quien entrar en un restaurante le resulta tan complicado como atravesar la Antártida, esta nueva vida está llena de obstáculos. (FILMAFFINITY)


sábado, 15 de octubre de 2011

Ingvar Ambjørnsen-Haefs

Es uno de los grandes autores de la literatura noruega contemporánea, que nació el 20 de mayo de 1956.

Autor de la tetralogía sobre "Elling", publicada en dieciséis países, y adaptada con gran éxito al teatro y al cine, con el título "Brødre i blodet" ("Hermanos de sangre"), recibió un Oscar en la nominación en la categoría Mejor Película Extranjera en 2001.

Nació en Tønsberg y se crió en Larvik. Su primera novela fue una autobiografía llamada "La fila 23", en la que criticaba los esfuerzos de Noruega para cuidar de las personas físicamente disminuidos. En todas sus novelas ha defendido la causa de los extranjeros, como en la novela Hvite Niggere ("negros blancos") de 1986, donde trata sobre un joven que lleva una vida un tanto al borde de la sociedad.

También es conocido por la serie de libros juveniles de "Pelle og Proffen", en torno a dos adolescentes detectives, que se involucran en todo tipo de misterios y crímenes relacionados con las drogas, la contaminación y el neo-nazismo, entre otras cosas. Inició este proyecto después de haber leído algunos libros de Franklin W. Dixon sobre The Hardy Boys. Se convirtieron también en películas de éxito. En 2005 publicó el libro "Los asesinatos en Barkvik", sobre el adolescente Fillip Moberg, que trataba de resolver un asesinato cometido en un pequeño pueblo de Noruega.

Ambjørnsen ha recibido numerosos premios por sus escritos.

Sus tres libros de Sansón y Roberto se han vuelto especialmente populares en Rusia, en parte debido a las ilustraciones de Nikolai Vorontsov.

Desde 1985 vive en Hamburgo con su esposa, la traductora alemana Gabriele Haefs.


Y COMO COLOFÓN MUSICAL, LA MÚSICA PREFERIDA DE ELLING, ROGER WHITTAKER, EL HOMBRE DE LA BARBA BIEN RECORTADA Y LAS UÑAS LIMPIAS:

viernes, 14 de octubre de 2011

miércoles, 12 de octubre de 2011

LECTURA DEL ARTE DE MUNCH. OCTUBRE

Este desaforado mes que tantos libros estamos comentando, y que tantos kilómetros hemos recorrido, Elling me ha puesto a huevo el cuadro del mes.
"Cien años antes de mis tiempos, Edvard Munch pintó un cuadro titulado "Tarde en la calle Karl Johan". Recuerdo que aparecía en alguno de los libros del instituto y que, ya en esos momentos, me causó una profunda impresión. El cuadro muestra una muchedumbre que sube por la acera de la calle Karl Johan en dirección al Palacio Real. La gente tiene la cara pálida, casi un poco verdosa, y los ojos grandes y vacíos. Dan la impresión de haberse levantado recientemente de la tumba. Y por la calle desierta, en dirección contraria a todos los demás, vemos una figura vestida de oscuro. Como con otros tantos cuadros de Munch, al mirarlo me invade una sensación de soledad, casi me duele el estómago. Creo que aquel debió de ser mi primer encuentro con el mundo de Munch y, tal vez precisamente por eso, la imagen me conmocionó especialmente. Hasta entonces creía que los cuadros eran algo que se colgaba en la pared para adornar un poco. Que pudieran hacer algo con uno, era una noción absolutamente desconocida para mí..."

No hay lectora propiamente dicha en él, pero digo yo que entre tanta paseanta habría alguna aficionada a la lectura ¿no? A lo mejor alguna habría dejado un libro abierto sobre su mesa, y su acelerado paso sería para volver a refugiarse entre sus páginas, porque lo había dejado en la mejor parte de su trama. Quizás tras esos ojos que se abren tanto, alguna esté recordando la vida del personaje de su novela. O puede que alguna lleve un ejemplar en su bolso.

Si hemos inventado tantas historias sobre lo que vemos en los cuadros, ¿por qué no ibamos a inventar lo que no vemos?

Munch impresiona a todo el que mira su obra. No puede una mantenerse impávida ante "El grito", con su ardiente cielo que recuerda a los de Van Gogh, y su enigmático personaje de la boca abierta en un aterrado grito. O con "El baile de la vida", que más parece un danzar fúnebre. O sus vampiresas de largos cabellos rojos, que abrazan a su víctima con un agónico beso. La muerte ronda muchos de sus temas: "La muerte de Marat", o la "Muerte en la alcoba", donde una serie de personajes miran cada uno en una dirección en torno a una cama. Hasta sus autorretratos son perturbadores, con una luz que marca un rostro casi teatral y le hace parecer asustado ante la vida. Como su compatriota Elling. A los dos le unía una infancia difícil. Los dos se sentían solos y abrumados por la vida, paralizados en su soledad. Pero también los dos afrontaron el riesgo que supone ser único, raro, distinto, ganando día a día pequeñas batallas personales.

En fin, que no me quiero alargar. Os dejo a vosotras, paseantas del arte, que seguro que tenéis visiones nuevas y diferentes de este cuadro, porque tenéis los ojos tan abiertos como las protagonistas, aunque sois IN-FI-NI-TA-MEN-TE más monas ¡onde va a parar!



EDVARD MUNCH nació en Loten (Noruega) en 1873, y murió en Ekely, cerca de Oslo, en 1944.

Pintor y grabador noruego. Tuvo una infancia muy difícil, ya que su madre y su hermana murieron cuando él era muy joven, y su padre era hombre dominado por obsesiones de tipo religioso. De todo ello surgió una personalidad conflictiva y un tanto desequilibrada, que él mismo consideraba la base de su genio.
En 1885 llevó a cabo el primero de sus numerosos viajes a París, donde conoció los movimientos pictóricos más avanzados y se sintió especialmente atraído por el arte de Gauguin. No tardó en crear un estilo sumamente personal, basado en acentuar la fuerza expresiva de la línea, reducir las formas a su expresión más esquemática y hacer un uso simbólico, no naturalista, del color, y de ahí su clasificación como pintor simbolista.

De 1892 a 1908 vivió en Alemania, sobre todo en Berlín, aunque hizo frecuentes viajes a Noruega y París. En Berlín presentó en 1892 una exposición que tuvo que ser retirada por el escándalo que suscitó y que dio pie a la creación de la Secesión Berlinesa. En 1908 volvió definitivamente a Noruega, donde recibió algunos encargos oficiales (pinturas del paraninfo de la Universidad de Oslo) y pasó sus últimos años en soledad.

El pintor decía de sí mismo que, del mismo modo que Leonardo da Vinci había estudiado la anatomía humana y disecado cuerpos, él intentaba disecar almas. Por ello, los temás más frecuentes en su obra fueron los relacionados con los sentimientos y las tragedias humanas, como la soledad (Melancolía), la angustia (El grito, tal vez su mejor obra), la muerte (Muerte de un bohemio) y el erotismo (Amantes, El beso).

Se le considera precursor del expresionismo, por la fuerte expresividad de los rostros y las actitudes de sus figuras, además del mejor pintor noruego de todos los tiempos.

Al morir, legó más de 1.000 cuadros, 15.400 grabados, 4.500 dibujos y acuarelas y seis esculturas a la ciudad de Oslo.

lunes, 10 de octubre de 2011

...Y VOLVIMOS DE PORTUGAL

By María Norte

Nuestro Encuentro Internacional Cáceres-Sevilla comenzó un día antes. El viernes a las 17, hora portuguesa, en los jardines Maricristi, con la inestimable ayuda de Marta y Lucía (siempre solícitas a cuantas chorradas se le ocurren a su madre y sus colegas), estuvimos preparando el "kit de regalos kikirikiiii", también llamado "que te pique un pollo portugués", consistente en "cuadernito-recordatorio de lecturas y préstamos" y "calendario del curso escolar 2011-2012". Pusimos las pegatinas y colocamos los meses en el calendario Kikirikiiiii, impulsadas por el entusiasmo que proporcionan unos buenos gin-tonics para refrescar el gaznate, acompañados de un exquisito pastel rumano que nos ofreció nuestra blog master.

Pilar Bacas nos impuso meter en nuestra maletita un delantal y unas tijeras, así que mientras estábamos con nuestras labores, y con la animada charla que nos caracteriza, decidimos que la ocasión merecía estrenar un mandilito, no íbamos a llevar unos ya ajados por tanto festín. Y pim, pam, pim, pam, nos fuimos a una gran "boutique oriental" para elegir unos delantales que no desmerecieran. Allí encontramos unos discretos, a la par que elegantes, que nos quedaban genial y decidimos adornarlos con una gran flor en la cabeza para dar alegría (¿más?) al evento; encontramos unas dignas de cualquier invitada de la boda de la duquesa. Nos dio la sensación de que a más de un chino se le pusieron los ojos más redondos, pero no sé, igual fue una impresión personal. Después de elegir el más apropiado a nuestro color de ojos, y comprobar que eran nuestras tallas, nos fuimos a casa, quedando a las 9 de la mañana del día siguiente para iniciar nuestra aventura.

A las 9,04 minutos nos dirigimos a casa de Cristina desde la de Marga, trayecto más que habitual en nuestros encuentros, aunque no sé por qué azar del destino, nos perdimos, algo que creo que marcó el viaje, pues nos volvió a pasar en más de una ocasión; más adelante os contaré nuestro viaje de vuelta.

Iniciamos la ruta guiadas por nuestra Sor Citroen particular, Sor Margaretta Fitipaldi, con la inestimable colaboración del Tom-tom, el Iphone, el Ipad y nuestro sentido de la orientación, aunque al final descubrimos que el mejor Tom-tom es el dibujado en una servilleta por un gentil camarero portugués, que indicaba mejor que ningún aparatejo las "currrrrvas y contracurrrrrrvas" que debíamos coger para no acabar en Lisboa.

Aparte de todo ese aparataje tecnológico, nuestro coche iba equipado, para darle sabor lusitano, con un alegre gallito portugués colgado del retrovisor, al que solo le faltaba decir kikirikiiiii, una selección de fados y música portuguesa, con la que Cristina perfeccionaba su acento portugués, y el libro de José Saramago "Viaje a Portugal", que fue nuestra guía a la vuelta.

Desayunamos estupendamente por el camino, y seguimos ruta, leyendo fragmentos de nuestro libro de la monja portuguesa (una dosis de recuerdo, que nunca viene mal a unas chicas preparadas para la vida moderrrrna) y nos descubrió María-Sur la gran diferencia que existía entre dos traducciones diferentes, comparando el libro de Acantilado con el del Círculo de Lectores, traducido por Carmen Martín Gaite. Y leyendo leyendo, encontramos una palabra nueva que pasó a formar parte del lenguaje cotidiano de nuestro viaje: "LUDIBRIO", aunque no pudimos descubrir su significado hasta el día siguiente, debido a los inconvenientes de la técnica actual (y sobre todo a lo caro que sale el internete en el extranjero), pero casi todas pensábamos que tenía cierto tinte sexxuá y libidinoso. ¡Ay, la imaginación calenturienta!

Lo que sí os puedo asegurar es que durante el trayecto, las únicas lágrimas que hubo fueron de risa.

Así que con el rimmel corrido, llegamos en el tiempo previsto al hotel, 2 h. y 45 minutos, casi a la vez que nuestras compis de Cáceres.

El hotel fue uno de los muchos aciertos de nuestras anfitrionas, cómodo, precioso y con unos enormes jardines que nos ponían a todas un poco bucólicas, aunque estaba más cerca del marqués de Chamilly que de la celda conventual de Mariana. Nos sentimos como marquesas desde el primer momento. Tenía hasta capilla, en la que nos hicimos unas fotos que parecían llenas de santidad.

Ya todas juntas nos fuimos a ELVAS a una terracita, a tomarnos un café y un riquísimo bizcocho, con "madre" triple y todo, que nos hizo Bea, y que trajeron las cacereñas en su minibus.

El restaurante "La flor del jardín" fue otro acierto de nuestras anfitrionas, al aire libre (estaba en el Parque Municipal de Elvas) y con una comida excelente ¡No nos faltó ni la zapateira!. Aunque lo mejor fue la charla y la compañía. Y el molotofff y la Cercaia, postres típicos de Elvas a pesar de sus nombres rusos.

Desde allí hicimos una ruta por el pueblo, donde no faltaron ni las artes, porque visitamos el Museo de Arte contemporáneo, ni las compras de vinitos, quesitos, toallitas, delantalitos... ni por supuesto las risas, entre otras cosas al ver la cara de Marga Cáceres cuando María Sur le preguntó si es que teníamos que habernos leído algun libro para el encuentro... ¡todo un poema!

Especialmente divertido también el corrillo en la plaza, donde se habló de bodas suspendidas, ajuares y cartas de amor y desamor.

De vuelta en el hotel, se produjo uno de los momentos cumbre del encuentro. Pilar nos había pedido que incluyéramos en nuestras maletas el famoso delantal y unas tijeritas, aunque era un misterio el uso que le ibamos a dar. Se especuló con todas las variantes: limpiar pescado, hacer libritos, poemas visuales, una operación a corazón abierto... aunque la solución al misterio fue que nos había preparado un taller de cestería. ¡Todo un acierto! Así que ataviadas con nuestros delantalitos y nuestras tijeras, nos dirigimos a la terraza donde con todo el material dispuesto nos enseñó a hacer canastos de mimbre. Fue muy divertido y original, todas trenzando y preguntando "Seño, seño, que no sé cortar en oreja mulo. Seño, seño, que me sale escorado a la izquierda. Señooo que mi culo es muy estrecho".

Todas acabamos encantadas con nuestro cestito artesanal, a pesar de que a la mitad de la sesión se nos fue la luz y lo hicimos casi al tacto. Nos fuimos a cenar encantadas con nuestra nueva habilidad, bueno, unas más hábiles que otras, pero todas contentas. A decir verdad, las más "canasteras" eramos nosotras, porque con nuestra flor en la cabeza y nuestro delantalito folclórico, parecía que veníamos del mísmisimo Sacromonte y llevábamos toda la vida haciéndolos... aunque el resultado no acompañara las apariencias.

Ya en la cena hicimos el clásico intercambio de regalos, todos muy acertados y muy agradecidos, parecía que habían llegado los Reyes Magos.

Pilar Bacas llevaba una extensa Biblioteca, incluido el relato encadenado que salió del blog cacereño, donde María Sur figura en los títulos de crédito por su aportación, y una recopilación de frases de su genial madre (lo más cotizado). Pasó a sortearlos, junto con unos canastitos monísimos hechos por la Seño (o sea, ella). Fue ayudada por su secretaria Maite, que muy metida en su papel nos hizo sentir que estábamos en una subasta de Sothebys, porque iba relatando las excelencias de cada uno de los ejemplares con todo lujo de detalles. Isa Mari, muy generosa, donó su premio a la única sevillana que no había tenido suerte. A mí. En algún corrillos se escuchó la palabra "tongo".

Y como fuimos a hablar de un libro (aunque a ratos se nos olvidara), Bea hizo uso de su campanilla milagrosa y comenzó la ronda con una crítica al título. El original era "Cartas portuguesas" (sin la monja). Se habló del prólogo de Martín Gaite, de cómo según la versión, hasta se cambiaba el orden de las cartas ya que la 2º se cambiaba con la 4º y comparamos las traducciones.

A muchas les había gustado más la historia de cómo se fraguó el libro que las propias cartas y que la historia que narraba en sí. Hablamos sobre la irracionalidad del amor, sobre el sentimiento desgarrador que se palpa en el libro, sobre el poder de los sentidos, sobre Emilia Pardo Bazán; en general no nos sentimos identificadas y a algunas les gustaría saber qué ve en el libro otra gente que dice que es imprescindible. También se habla sobre el paralelismo con Queiroz en "El molino". Apuntan que en el libro se refleja el nombre de ella y no el de él, y nos reímos mucho con los otros finales propuestos en el blog.

Se vuelve a hablar de cartas. De una que guarda las cartas a su ex-marido y las cartas de la ex-novia del actual. Otra de un diario con trece años y una adolescencia agotadora en la que además no se enteraba de lo que ocurría a su alrededor, de cómo con el tiempo nos idealizamos. De la primera y última carta de un amor. De otra en la que el pretendiente escribe a su novio pidiendo permiso para salir con ella.

De la cena pasamos a las copitas, donde sobre todo se habló del libro y fecha y lugar del próximo encuentro, que nos toca a organizar a nosotras... tarea difícil, ya que el listón nos lo han colocado muy alto. Votamos porque el encuentro siga siendo internacional, y se propone que además el libro tenga alguna versión cinematográfica.

¡Y de allí a dormir, que había sido un día completo! Aunque creo que alguna pecadora aún alargó la noche en su celda, comentando sobre lo divino y lo humano.

Amanece. Vamos saliendo del letargo del trasnoche cada una a su ritmo. Y nos vamos encontrando en el abundante buffet del desayuno, entre "torradas", bizcochos y mermeladas. Paseamos por los jardines y las huertas, llenas de estanques y fuentes muy románticas, de rincones con mucho encanto, y hasta una pequeña capilla de San Antonio y un reloj de sol que quisiéramos parar para que no llegue el fatídico momento de las despedidas. Pero llega, y ante la soberbia puerta de la quinta nos confundimos en abrazos, besos y alegría por lo vivido.


Y cada mochuelo a su olivo... ¿cada mochuelo a su olivo? Creo que no, porque las sevillanas, como no encontraban su olivo le preguntaron a Saramago. Y como unas Thelma y Louise pero por partida doble se dispusieron a buscarlo por cada pueblo y aldea que Saramago mencionaba en su libro. Y para la distancia que normalmente se recorre en tres horas, nosotras empleamos ¡diez!


Primero fuimos a JUROMENHA, que es como nos cuenta el Nobel: "la aldea proclama la albura de sus casas, el aseo casi clínico de sus calles", y subimos a su castillo "bajo el grande y ardiente sol". Fue destruído por una explosión 1659 (10 años antes que lo de nuestra Mariana), y comprobamos como "allá dentro se adivinan los lugares donde vivió la gente: una chimenea, a la que le falta el piso en el que asentaba, está suspendida en el vacío". Y su capilla de la Misericordia, y la Iglesia de Nossa Senhora de Loreto. Las vistas desde el castillo son magníficas. Enfrente, España, separándonos el río Guadiana.

Saramago dice en su libro: "todos los viajes tienen su final, y Juromenha no sería mal sitio para acabar este"...
¡ni hablar, don José! ¡esto no ha hecho más que empezar!

Por una preciosa carretera, bordeada de árboles, atravesamos unas canteras de mármol rosa, y llegamos a ALANDROAL, donde Saramago decía que paró "sólo para refrescarse" y yo ya me relamía con la proximidad del Martini, pero no me dejaron. En vez de eso visitamos su extraña fortaleza-iglesia (o iglesia-fortaleza), una torre de piedra negra con un campanario de un blanco impoluto.

Marga trepó por la muralla, no sabemos si cual cabra, cual princesa, o cual gárgola románica, aunque desde abajo la observábamos recorrer sus almenas con cierta alarma. Luego no se podía bajar, claro, y tuvo que desandar lo andado... En este pueblo hasta los pasos de cebra eran de mármol, ¡fijaros que nivelazo!.

Continuamos hacia TERENA, porque don José "quería ver la que es, de todas las iglesias-fortaleza, la más fortaleza que iglesia. Lo dicen las fotografías, y la confirmación está ante los ojos. Si le quitaran la espadaña, quedaría un castillito perfecto, con sus fuertes almenas puntiagudas y el balconcillo que fácilmente se convertiría en matacanes, si es que no fue ya esa su primitiva función".

Pues allí que fuimos. Vimos los hermosos cipreses podados en el cementerio, con un tronco larguísimo, y por una calle muy cuidada llegamos a su castillo. Pero no encontrábamos la iglesia. La fortaleza sí, pero ¿y la iglesia?, hasta miramos por un ventanuco de la torre, con el único resultado de un alboroto de palomas.


Pero ¿y su iglesia de Boa-Nova? (o de Bora-Bora, como alguna la bautizó) y aquí ¡audaces!, dudamos hasta de la palabra de Saramago, llegando a pensar que se habría caído desde que él pasó por allí porque no la encontrabamos, pero vamos, no era Saramago, era nuestra famosa orientación. ¡Y por fin la encontramos! Efectivamente no le faltaba ni un perejil a la descripción de don José: "Joya preciosa de nuestra arquitectura medieval, también porque está intacta, la iglesia gótica de Boa Nova quedará en la memoria del viajero". Estaban a punto de cerrar la iglesia, aunque las señoras que la cuidaban nos esperaron y entramos en la Iglesia y todo; estaba llena de imágenes de vírgenes con los pelos de verdad.

Se nos hizo tarde para comer. Y había que alimentar al cuerpo, además de al espíritu. Paramos en el primer restaurante que encontramos, en el pueblo de OUTEIRO, se llamaba "Con Vivio", con un camarero guapisísimo, con cierto aire a Paquirri, donde comimos genial, comida típica alentejana. En este pueblo también observamos que en las tapias de las casas tenían unos bidones llenos de agua, y aún nos preguntamos qué costumbre será esa.

De ahí fuimos al pueblo amurallado de MONSARAZ, reconstruido con mucho arte y unas vistas espectaculares del Guadiana, aunque como dice José "el viajero se entristece pensando que Monsaraz pueda ser, sobre todo, una fachada. Visitamos su iglesia, y callejeamos entres sus blancas y cuidadas fachadas.


Siguiendo las huellas de nuestro escritor guía "del morro fortificado de Monsaraz bajó el viajero a la llanura. Esto es como estar fuera del mundo. Los lechos de los ríos son corrientes de piedra requemadas por el sol".

Luego, cómo no, nos perdimos un poquito más, que si estamos en Mourao, que no, que esto es Moura..., que si seguimos hasta el Algarve..., que a mi me da igual, con coger el martes el avión de La Coruña... y de pronto nos damos cuenta de que ¡estamos en España! ¡Dejamos de ser guiris! De repente nos encontramos en una carretera en mal estado, que si cambio de conductora..., que si dónde están las llaves, Matarilerilerile, que si estamos en Huelva, que si estamos en Badajoz otra vez... y a las 19 h. 32 minutos exactamente volvemos a tener internete: "LUDIBRIO", escarnio, desprecio, mofa. Sí, sí -dijimos todas-, pero con tinte sexxuá.

Y poquito a poquito sobre las 22 h. encontramos nuestro olivo. Pero antes de volver a casa, eso sí, le dejamos los paquetitos que nos dio Rosa a su hija "¡qué bien os lo pasáis!" nos dijo como despedida...

Y PARA LAS QUE SE MUERAN DE ENVIDIA, AQUÍ ESTÁN TODAS LAS FOTOS DE NUESTRO RECORRIDO.

CONFIRMACIÓN CENA DÍA 18

...y recien llegaditas de Portugal no tenéis mas remedio que id confirmando quien vendrá a nuestro próximo encuentro...en el Victoria 8 de Triana, dónde comentaremos las rarezas de nuestro Elling y todo lo que se nos ocurra.
CONFIRMADAS CENA:
1. Mari Ó
2. Cristina
3. Ángela
4. María Sur
5. Pilar
6. Elena
7. Marga
8. María del Mar
9. Rocío




Y DICE CRISTINA QUE DIGÁIS TAMBIÉN QUIÉN VA A IR AL TEATRO EL 28 A VER A ELLING, QUE TIENE QUE SACAR LAS ENTRADAS.
CONFIRMADAS TEATRO:
1. María sur
2. Cristina
3. Pilar
4. Marga

5. María del Mar
6. Ángela
7. Rocío
8. Elena
9. Adela
10. Marió