miércoles, 28 de enero de 2009

17. ¿APROPINCUARSE?

¿Me dará tiempo a dar pistas?




(Del lat. appropinquāre).
1. prnl. fest.
acercarse.
Verbo regular reflexivo, utiliza las reglas de la 1ª conjugación

(conjug. c. averiguar)



16. ¿HESITACIÓN?

¿Y ésta?
Tal vez haya alguna espabilá que la sepa, pero por si acaso..


(Del lat. haesitatĭo, -ōnis).
1. f.
duda.

¡SIN DUDA LA GANADORA ES LA MARGARITA!

(ésta ha tenido menos "exitasión" que el bargueño)

4. EL RETO DE LAS PALABRAS

Pililebe ha seleccionado estas cinco bonitas palabras:
MEDUSA - HORMONAS - LIBROS - DISCULPAS - ¡COÑO!

pimp myspace



lunes, 26 de enero de 2009

NOSOTRAS ¿NADAMOS O BUCEAMOS?

create animated gif


Llevo tiempo haciéndome esa pregunta. Muchas veces yo, como supongo algunas de vosotras, acometo la lectura de dos libros a la vez y según el estado de ánimo, leo uno u otro. Unas veces son lecturas de entretenimiento, diversión, superficiales, otras veces son libros más profundos. El tiempo todas lo sacamos arañando minutos a nuestras actividades, dejamos de hacer cosas que unas veces hay que hacer y otras que nos apetece hacer también. ¿Qué lectura elijo?.

Hoy, leyendo la revista de enfermería "Jano", vi una columna firmada por José María Pérez Álvarez que titula "Literatura de superficie" y que os transcribo, para que opinéis, si os apetece.


"Hablemos de literatura. Aunque si llego a alguna conclusión (yo no suelo llegar a conclusiones, suelo llegar a errores) mis palabras podrían aplicarse a cualquier otra actividad humana, la que ustedes quieran. Observo ya desde hace años que existen dos tipos de literatura: la literatura de superficie y la literatura de profundidad. Los aficionados a observar el mar solemos deleitarnos con la superficie, con las olas, con la belleza exterior y dejamos de lado la verdadera vida del mar, su secreto, el pulso que circula por su interior. Creemos que la verdadera fuerza del mar estriba en las olas cuando su autentica potencia está en las entrañas, en las mareas. Lo mismo sucede con la literatura. Llegan a nosotros los nombres que flotan en la superficie, que se hacen visibles: son los nombres que acaparan las revistas culturales y los suplementos literarios y escaparates de las librerías. No todos desechables, por supuesto, pero en su mayoría son intermediarios entre una literatura detestable y un mercado acrítico. No cito nombres para no morir asesinado en una esquina. Y por falta de espacio.


Y sin embargo hay otra literatura, esa que no es de superficie, que pasa inadvertida incluso para la mayoría de la gente que ama la verdadera literatura (y ya sé que lo de verdadera puede ser palabra peligrosa, profética o sectaria). En ese submundo marginal se mueven escritores de una calidad demostrada que, de momento, no asoman a la superficie. Aquí sí que me atrevo a dar nombres (y que me disculpen aquellos a quienes no nombro por olvido o por no haberlos leído): Manuel Vilas, Javier Pastor, Juan Francisco Ferré, Mercedes Cebrián, Vicente Luis Mora, Miriam Reyes, López Serrano. Ciertamente, hay que proceder con cautela (no soy capaz) en estas cuestiones pues cualquier día esos autores que cito pueden estar en la superficie y sufrir las críticas de quienes no la alcanzan aun. Pero estoy hablando de literatura de riesgo (y en la superficie también hay casos así, aunque los menos), de la que exige un esfuerzo a lector como nos lo exigen Kafka, Joyce, Proust, Celine, Döblin o Faulkner. Los que transitan por ese submundo son la fuerza de la marea. Buscan su voz sin pensar en el número de ventas, en las cifras de los contratos, en las apariciones televisivas. De momento son héroes. Espero y deseo que nunca se conviertan en villanos y que, aunque se hagan famosos en la superficie, su literatura siga siendo submarina".



15. ¿ESCOMESA?


GANADORA: MARÍA SUR
"Escomesa". (Del cat. escomesa, embestida) f. ant. Acción y efecto de acometer

domingo, 25 de enero de 2009

3. EL RETO DE LAS PALABRAS

Las palabras elegidas por María Norte:

...................

......................

sábado, 24 de enero de 2009

14. ¿CONTICINIO?

ESTA VEZ DEJO AL CAPTAIN QUE DESCANSE.
A VER QUÉ OS SUGIERE ESTA PALABREJA...
Pista: algunas de nuestras blogueras lo disfrutan. Otras lo sufren.


CONTICINIO:
Hora de la noche donde todo está en silencio. Los pájaros duermen en sus ramas, los niños en sus camitas, no hay coches ni se escucha nada. Sólo disfrutan (disfrutamos) del conticinio los que viven en sitios aislados, porque en el centro de las ciudades siempre hay coches, camiones de la basura o algún borrachín que se carga el conticinio.


Por eso, disfruta esta palabra quien la elige para crear, para leer, para amar... después de un bullicioso día.
Y la sufre a quien le cae encima, obligatoriamente, y no tiene más remedio que vivirla para velar a algún enfermo, viendo cómo su vida se va apagando poco a poco, o simplemente porque tiene insomnio, los segundos parecen horas, y parece que no va a llegar nunca la madrugada con el despertar de la vida.

¿A que es bonita? Pues se la regalo a Marga, que está sufriéndola, espero que a partir de ahora piense en ella, y en mí, y que sepa que como yo la disfruto puede llamarme a cualquier hora para que le destroce su conticinio. Y, si puedo, se la regalaría también a Julia Carlota, que ya quisiera la pobre un poco de conticinio en su hogar.

Y para las dos, os cambio la canción que había antes por esta venezolana que se llama así, Conticinio:
No existe un rumor
es grato soñar
Teniendo amor
Sabiéndolo amar

La dulce ilusión
Que diste a mi ser
Trocó mi dolor
En arrullos del querer (bis)

Este canto nacido mi bien
Al calor de tu amor
Es mi dicha, mi gloria, mi edén
Que disipan en mi alma
este acerbo dolor (bis)

La ilusión que tú diste a mi vida
Va decirte mi amante canción
A ti, prenda querida
con gotas de pasión

Mi alma ardiente y doliente suspira
Embriagada de inmensa emoción
A ti niña querida
yo te ofrezco mi canción

Llegó el conticinio
Todo es silencio, todo es amor
Acércate y no temas mi cariño
Que es todo tuyo mi corazón

Sublime conticinio,
Todo está en calma,
no hay un rumor,
Acércate a la reja bien de mi vida
Que es todo tuyo mi corazón

No existe un rumor
Es grato soñar
Teniendo un amor
Sabiéndolo amar

La dulce ilusión
Que diste a mi ser
Trocó mi dolor
En arrullos del querer

...



Discover Freddy Salcedo!


viernes, 23 de enero de 2009

13. ¿REBOLLO?

Mientras me paso a recoger por el estudio los 2 Kgs de aceitunas para aliñar, tengo la poca verecundia de proponeros la siguiente palabra. Id madurándola para que no se quede "agracejia".

...................

Y EL REBOLLO SE LO LLEVA .....¡CRISTINA!
(Ella sí que sabe un rebollá, y todas sois rebolladamente divertidas)

Quercus pyrenaica, Melojo (se trata de un término peyorativo que viene del latín malum folium: hoja mala), también conocido comúnmente como rebollo, marojo, roble negro, tozo, en Galicia cerquito.
Es un pequeño
roble que se extiende por casi toda la Península Ibérica excepto la franja norte, donde falta o escasea, y que se encuentra protegido por la ley en Andalucía.
No llega a alcanzar los 25
metros y es poco longevo. A menudo forma matas o arbustos (rebollos), también cuando esto es provocado por el hombre, que lo poda periódicamente para obtener leña, uno de sus principales usos. Al tener una madera de peor calidad que otros robles, por sus troncos menos gruesos y más irregulares, se ha usado sobre todo para traviesas de ferrocarril, vigas de edificaciones rurales o postes de teléfono, así como carpinterías de puertas y ventanas. Pero por su facilidad de retoñar de raíz es muy adecuado para su explotación en monte bajo, suministrando leña y carbón de excelente calidad.
Como en otros Quercus, la corteza posee gran cantidad de
taninos, por lo que se emplea en el curtido de pieles. Las bellotas les sirven al ganado para alimentarse en otoño e invierno, y en primavera ramonean los brotes tiernos, tanto en el árbol como de los brotes de raíz, lo que ayuda a desbrozar el terreno y mantenerlo adehesado con excelentes pastizales.

.....................

jueves, 22 de enero de 2009

ACTA de la CENA. 21 DE ENERO 09

ASISTENTES: (12) ELENA, MARGA, PILILEBE, MARÍA DEL MAR, PEPA, MARÍA NORTE, MARÍA SUR, ÁNGELES, ISABEL, ÁNGELA, ADELA Y CRISTINA.
LUGAR: CASA CUESTA
ORGANIZADORA: PILILEBE

ausentes: Marió y Rocío


Ay, que no llego”, piensa mientras avanza por la calle Betis camino de su cita a las ocho. Ser la organizadora de la cena de Enero no puede justificar un minuto de retraso, ¿qué pensáis?. Y eso que llegar tarde a las citas de ocio, que no a las otras, es casi una constante patólogica en su vida. En el Café de la Prensa aún no hay nadie. Mira el reloj, sorprendida. ¿Será posible que haya llegado la primera? Bingo.

Las ocho pasadas, entra, echa una ojeada, saluda y charla un ratito con una conocida por la que siente mucho afecto, sale de nuevo y espera. Telefonea sin éxito al móvil de Cristina para saber dónde están. Mira el río, el puente de Triana, tan bello de noche, iluminado. Aunque estuviera a oscuras. “Una nunca se cansa de mirarlo”, piensa. Esperar, resulta extraño para una tardona esperar. A las tardonas se las espera, no esperan. Qué falta de… de… que pongan otras el adjetivo que a las tardonas, en el fondo, les da vergüenza, ¿o no?.

Pasadas las y diez llegan Cristina, María Norte, Isabel y María del Mar. Holas, besos, felicidades para el año nuevo. Entran. El café está tranquilo, comparado con otra tarde cualquiera. Eligen una mesa cerca de la entrada, del ventanal y del río. Al lado, una pareja con un perro suelto jugueteando por entre las mesas. “Le gusta mordisquear cosas. Si molesta lo amarro”, dice la dueña. Vaya, con una psicóloga de perros en el grupo, no osaríamos, ¿no créeis? No vaya a diagnosticarle al can alguna patología. ¡Tu perro es maniaco depresivo!. ¿Os imagináis la cara de la dueña? ¿Y la nuestra? Ya tiene bastante nuestra psicóloga, quien anda con necesidad de terapia de amigas, de mujeres que entiendan lo que siente, como para preocuparse por perrillos a estas horas de la tarde. Logroño. ¡Ay, Logroño! De cabeza la trae Logroño, pero esa es una historia que es sólo suya y sólo ella debe contar.

Llegan María Sur y Elena. Copa dura. La organizadora agua. ¡Qué aburrida! Isabel repite de nuevo “sus cosas” y, de nuevo, consejos, propuestas, sugerencias, ayuda; el perro por entre las piernas de las susodichas. María-Norte y su suegra (¡Ay, Sevilla, Sevilla! ¿Qué habrá en Sevilla?). ¡Cómo son algunas suegras, ¿eh, María? Ramón y su película. Votos en internet para que gane, el Goya, Banderas, Granada, productora pequeña, trabajo; el camaleón que se camufla, a destiempo, como tantas cosas en la vida. ¡Uy! Las nueve y cinco ya pasadas. Al restaurante, que llegamos tarde. María-Norte, generosa, nos invita. ¡Cómo es el Norte!

Entramos en Casa Cuesta. Fundada en 1880 como casa de venta de vinos, ha sido lugar donde “pintores, poetas y artistas se han dado cita para conversar y enriquecer el paladar frente a sus amplios ventanales” se lee en Internet. ¿Puede haber en Triana un lugar mejor para recibir a las chicas de Hoy Libro?.
Amador nos ha reservado todo el restaurante interior para nosotras. “Los que vengan a cenar el 21 los pongo en el salón que da al bar”, le había dicho a la organizadora cuando fue a reservar. Amable, Amador. Le cuenta a la susodicha que un miércoles de cada mes se reúne allí un grupo de mujeres llamado “el club de las 10”. “Deben leer o algo porque traen de invitao a un escritor”. Besos y más besos a las que ya, en la barra, esperan.

Ángeles y Marga se retrasan. Más la primera que la segunda, lo que hace que la reunión como tal comience a las diez y diez. ¿Nos dará tiempo a hablar de todo? Hay varios temas en la agenda, además de Emma. Mientras se espera, se vierten los regalos de la amiga invisible en una bolsa, se reparten los calendario-regalo de Manolo Cuervo gracias, Manolo. ¿Sabes que heridas como la tuya se tratan con azúcar? Lo dice María que es enfermera, y lo corrobora la otra María con su gesto de asentimiento que, por si no lo sabes, es médico-; se firma en el regalo para Rocío. ¡¿Dónde estás, Rociiiiiiío?!. Tu ausencia da lugar a comentarios de partos, dolores, epidurales, deseos de parir disfrutando del dolor, el deseo de pagar para no haber sufrido, cesáreas, silencios. Siempre hay silencios. Hay de todo porque somos pocas pero suficientes para el gran abanico de lo que es en sí la vida.

Llega Ángeles, ¡por fin!. Libro de Actas rapidito, que empezamos. Aquí se viene a hablar de libros, no a buscar amigas ni a hablar de trapos, trabajos, fidelidades o desdichas. ¿Acaso no se dijo eso alguna vez, recuerda María-Norte durante la cena?
Brindamos por Obama, por Rocío y su niño, por Margui y su cumpleaños, por nosotras todas, de nuevo por Rocío, por Marga, por María que ha venido desde Coruña, por Ángela y su cuello, por … ¡Pasan las diez y media! ¿Cómo se ha podido esperar tanto, con la ansiedad incontenida que tenemos todas por comentar Emma?

Ángeles primero. No, María del Mar, que a la pobre le toca siempre comentar la última. Primer turno de palabra. ¿Nos dará tiempo al debate? Hay que hablar del libro, del encuentro en Llerena, abrir regalos, propuesta de libros para encuentro próximo. Esto de ser moderadora tiene miga.

María del Mar no ha podido con la retórica de los diálogos, si bien la historia le ha parecido entretenida; la autora hace una buena descripción de la Inglaterra rural, muestra muy bien las clases sociales y la hipocresía en los personajes. ¡Pero no se va a leer nunca más un libro de Jane Austen! Eso es tener las ideas claras.

A Ángeles le han gustado los diálogos. La historia, para ella, está escrita en clave de comedia. Se ha leído el libro como si fuera una novelita rosa. No es el primer libro que se lee de Austen y éste le parece, respecto de los otros, diferente.

Margui no pudo con las primeras cien páginas. ¡Esa Emma haciendo de Celestina! Pero: le han gustado los diálogos, la traducción; la novela le ha parecido cómica, divertida; los personajes están estupendamente definidos. Le ha encantado el padre. Tanto que va a usar la misma táctica ella con sus hijas. Lo ha disfrutado mucho.

Brrrrrr, brrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
Bla, bla, bla, blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Bla, bla, blaaaaaaaaaaaa
Chicas, por favor, respetad el turno de palabra; Por favor, está hablando….
Brrrrrrrrrrr, rrrrrrrrrrrrrrrrrrr, bbrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr


La autora de Emma, opina Marga, va soltando pistas aquí y allá para que el final no coja de sopresa al lector.

Brrrrrrrrrrrrr Grrrrrrrrr GGrrrrrrrrrrrr, Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, bla, bla, bla,blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Por favor, hablamos cuando nos toque el turno; dejad los comentarios después para el debate.

GGGGGRRRRRRRRRRR BRrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr BRRRRRRRR
Bla bla bla bla bblaaaaaaaaaaaaaa, bbbbllllllaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Golpecitos infructuosos, ¡¡¡no siempre!!!, en la copa de la moderadora por la moderadora.

Una mujer sola con buena fortuna siempre es respetable”. En esta frase, Marga ve indicios de feminismo.

El auditorio se cae. Pitos y silbidos y de tó. Esto parece una tertulia de "La Noria".Brrrrrrrrrblablablaaaaaaaaaaablablaaaaa.

¿Llegan a vuestros oídos reminiscencias de interrupciones, grupúsculos hablando aquí y allá? Poned atención. ¿Escucháis ahora?
Turno de palabraaaaa, ¿dónde estaaaaaás? Joer, no seré jamás presidenta del Congreso ni aunque me lo pidan de rodillas (ni siquiera de mi comunidad de propietarios). Y escucho vocecitas que dicen que esto me gusta, je, je, jeeeeee.

Isabel no ha leído el libro. No ha tenido cuerpo para hacerlo, vista su situación personal, lo que da lugar a comentarios que…sigamos el turno de palabra, lo comentamos después”.

A María Sur le ha aburrido muchísimo Emma. No ha podido con la traducción. “¡No puedo con las novelitas rosas!”, exclama. Ha leído el libro a la fuerza y los hermanos Knightley son los únicos que le han gustado.

Cristina tampoco podía. Se ponía y no podía. Se quitaba, volvía y no podía; se iba a la lavadora y no podía; planchaba y no podía. Leía y no podía. Ha visto la pelicula para animarse pero no podía. Se metía en el microondas y no podía. Con la traducción no podía: miró en Wikipedia y leyó que había sido premio nacional pero no podía. La página 200 y no podía. No podía con tanto matrimonio. Simplemente, no podía.

Adela saltó páginas; por aquí y por allá como una ardilla, como un saltamontes. Lo había leído con dieciocho años. Ahora ya no es lo mismo.

A Ángela le aburrió al principio pero le ha entretenido. No se ha metido en el aspecto de si entran mucho en el matrimonio o no, sino que se ha centrado en la época. Pero también le ha costado trabajo leerlo.

A María-Norte, Emma, regular. Sólo regular. Le gusta el hecho de que la historia muestra un fiel reflejo de una sociedad. Las primeras cien páginas le resultaron arduas. Todo era previsible. Se ha reído mucho con el señor Woodhouse porque hipocondriacos en el siglo XXI que se comportan exactamente como él conoce un pico. Discrepa con su hermana Marga sobre la traducción. Le sorprende especialmente el hecho de que Emma sienta compasión por todos menos por ella misma. Para terminar, cita unas palabras de Mark Twain: “Cualquier biblioteca es buena siempre que no tenga ningún libro de Austen aunque no contenga ningun otro libro”.

A Pepa tampoco le ha gustado. Naaada. Se lo leyó porque no se había leído el del último encuentro. Resume el libro en una única frase: ¿Quién se casa con quién? La autora no profundiza en el entramado de los personajes. Carece de ironía.

Bla, bla, bla, bla. Brrrrr. Brrrrrrr. Grrrrr. Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa blablaaaaaaaaaa

Golpecitos de copa llamando al orden, al orden de palabra. ¿Oís la copa tintineante? Creo que no. Algunas, no. Blaaaaaaaaaaaaaa, Brrrrrrrrrrrr,bla,bla

¿Le ha gustado a Elena? ¿Escucharemos un sí, por fin? Pues no. El mimetismo parece haberse instalado en el grupo. “No me ha gustado”. Rotunda, la esposa del futuro premio Goya. ¡Sorpresa! Le ha costado muchísimo leerlo. ¿Habíamos oído eso ya antes a alguien más? ¿No os suena ese ronroneo?Y la forma de escribir. ¡Ay! la forma de escribir. ¡Esos insufribles diálogos indirectos! Hay un punto de justicia social. Sí. No la redime, ni siquiera su marido no el “lince” de Ramón-, sino nuestro querido señor Knightley. Virginia Woolf sí la pone en valor, afirma Elena.

Pilar reparte una fotocopia en la que se incluye tres traducciones diferentes del primer párrafo de un cuento de Edgar Allan Poe. ¡Ay! ¡Qué importante es la traducción en una lectura! Y el feminismo. ¿Qué era el feminismo a principios del XIX? ¿Existía? Mary Woollstonecraft había escrito apenas unos años antes “Vindicación de los derechos de la mujer”.
¿Vindicación? ¿Vindicación? ¿Reivindicación? No conozco esa palabra. Es como "hacer": no puede decirse rehacer si antes no se "ha hecho algo". No se puede reivindicar si antes nunca se ha vindicado. Estaban empezando a vindicar. ¿Y no podía ser un atisbo de feminismo en pañales el hecho de que tener patrimonio te ayudara a elegir entre casarte o no? ¿Cómo "redescubrir" algo si no se "ha descubierto" antes?

La exposición de la época y la sociedad rural de la misma le ha parecido muy buena. La traducción le parece infumable.

Marga arremete de nuevo con el tema de la ironía de una forma fulminante: “Pues yo veo lo mismo en Jerez”. ¡Toma ya!

Bla, bla, bla, bla, bla, bla, Brrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrr. Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr blablabla brrrrrrrrrrr blaaaaaaaaaaa blaaaaaaaaaa blablalabla

Parece que la conclusión común es que el problema ha estado, no en el tema, sino en cómo lo cuenta la autora. El estilo de Austen no ha gustado.

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! El tiempo se echa encima. Ya son casi las doce y aún no se ha tratado el tema del encuentro en Llerena, ni se han repartido los regalos de la amiga invisible, ni se han propuesto los libros para el próximo encuentro. Haber empezado una hora más tarde ha comido mucho tiempo y, parece que la gente tiene ganas de seguir charlando sobre Emma. Perdón. No “charlar”: Debatir. ¿Hemos debatido esta noche? La organizadora se queda con la sensación de que muy poco. A ella le han quedado ganas de decir más cosas. Traía preguntas, anotaciones y acotaciones que no sacó.

Por ejemplo: Página 209 de Emma: “ A la mañana siguiente, llegó otra vez el señor Frank Churchill. Venía con la señora Weston, con la cual y con Highbury parecía simpatizar muy cordialmente. Había estado sentado con ella, resultó, muy amigablemente en casa, hasta la hora en que ella solía hacer ejercicio” . Quería que alguien le explicara cómo era posible esa traducción, incomible. Uno de los muchísimos ejemplos de frases sin pies ni cabeza, en su opinión, debidas a la traducción.

¿Y sobre los personajes? Dan mucho juego los personajes: Harriet, esa marioneta en la cuerda de Emma, Jane Fairfax y su conciencia de clase dolorosamente asumida, Philip Elton y su ambición de vicario, Augusta Elton y su soporifera sobeberbia y vanalidad, Emma y su afán manipulador-seudo-intelectual-de pobre niña rica, la institutriz y su rectitud, Knightle y su coherencia…

¿Habéis tenido también la sensación de haber debatido poco?

1. Cristina y Pilar piensan que las siguientes reuniones deberían de realizarse a las 8.30 para disponer de más tiempo.

La organizadora reparte un CD de la película de Emma y un cuadernillo, hecho para el grupo con todo el cariño, que piensa puede apetecer leer para entender mejor a la autora y su obra.
De ahí pasamos a hablar de si se debe traer leído el libro a la cena o no. Para Adela está claro que sí pues leer el libro elegido es el punto de partida de la reunión. Para María-Norte no sólo es obligatorio, sino necesario, si bien aquella que por razones personales no se lo pueda leer un mes pues no sucede nada. Elena discrepa.No nos une el leeer un libro al mes, sino la lectura. Si a una no le gusta leer un libro no tiene por qué hacerlo”, afirma Elena. Según Marga, el objetivo común es leerlo y comentarlo. Cristina piensa lo mismo, mientras que María Derqui dice que todo está en cada una. No debe sentirse incómoda aquella que no lo haya leído. A ella le sucedió una vez y se limitó a escuchar los comentarios. Reivindica el derecho a dejarlo si no te gusta.

El resumen sea quizás que hay que leerlo porque ese es el motivo que nos une, no decir que no se lee simplemente porque no me gusta, pero no leerlo si hay cuestiones personales de por medio. Elena es la última en intervenir de nuevo:Reivindico el derecho a no leer un libro si no me gusta”.

Se pasa a la propuesta de libros que, generosamente, Cristina, incluirá en otra entrada. Gracias Xristi.


Y, por último, para irnos como niñas con calcetines nuevos, repartimos regalos. Perdón, quería decir, María reparte los regalos. ¡Qué bueno que repartiste tú María de los Nortes! Te llevaste el mejor regalo. El único hecho con tiempo del bueno, con las manos de quien lo envolvió, lo metió en la bolsa, lo trajo al restaurante y lo depositó en la bolsa común de los regalos. Creo que todas te envidiamos por ello, María-Norte. Yo, al menos te envidio mucho. Envidia sana, pero envidia al fin y al cabo.

Hubo libros que parecían libros, luces de lectura que parecían otra cosa, ¿eh, Angela?. ¡¡¡Cómo ha marcado en nuestras vidas el no haber hecho la maletita roja!!!; collares que parecían collares, libros que no eran tales, relajantes que se fueron solidarios a hacer olvidar Logroños; bufandas que se aferraron enseguida a un cuello nuevo, velas que buscaban cerillas, música funk que pedía marcha, bolsos que buscaban fiesta, cuadernos de notas esperando palabras.

2. Cristina y Pilar piensan que el próximo regalo invisible, el segundo aniversario del próximo Junio, debería hacerse a mano. Que cada una haga, como mejor sepa y pueda algo que tenga que ver con Hoy Libro.

Así, salimos a la calle, Amador nos hizo una foto y, caminando hacia el Altozano, el grupo se dispersó, buscando cada una su cama hasta la próxima cita.

Y colorín, colorado, el primer encuentro del 2009 se ha acabado.
¡¡¡NOS VEMOS EL PRÓXIMO 24 DE FEBRERO, MARTES, DE LA MANO DE ELENA!!!


Discover Aimee Mann!

LIBROS RECOMENDADOS. ENERO

MARGA:

EN AUSENCIA DE BLANCA, Antonio Muñoz Molina.
Mario López, joven delineante de la Diputación Provincial de Jaén, vive casi exclusivamente para su mujer, Blanca. Si entrega siete horas de su vida a la Administración, si consagra al sueño otras siete, cualquier descuido en el uso de las diez horas que le quedan para vivir con ella representa un acto culpable y una amputación insensata de su felicidad. Para un funcionario de provincias como él, amante de la sencillez y de la paz rutinaria del hogar, Blanca encarna el lado brillante de la vida, el atractivo de una clase social superior, de una educación refinada y de una superioridad intelectual y emocional que idolatra. A cambio, Mario aporta la tranquilidad, la fortaleza y la estabilidad de la que ella siempre ha carecido -él la sacó del pozo de la depresión, del entorno destructivo de sus antiguos amigos y amantes, para entregarle una casa en paz y una vida alejada del abismo de su alma-. La vida de Mario, es un temor permanente e irreprimible a la pérdida, al abandono, a la rotura del hechizo mágico que retiene junto a él a una mujer que no cree merecer. Y el mundo exterior lo conseguirá, se llevará a su amada e idealizada Blanca de la mano del arte, de la promesa de una vida sofisticada y compleja que él no desea ni puede soportar. A pesar de todo, ella vuelve, igual pero cambiada, real pero distinta. ¿O quizá no se trata de Blanca?

UN INVIERNO EN LISBOA. Antonio Muñoz Molina
Es un homenaje al cine «negro» americano y a los tugurios en donde los grandes músicos inventaron el jazz, una evocación de las pasiones amorosas que discurren en el torbellino del mundo y el resultado de la fascinación por la intriga que enmascara los motivos del crimen. Entre Lisboa, Madrid y San Sebastián, la inspiración musical del jazz envuelve una historia de amor. El pianista Santiago Biralbo se enamora de Lucrecia y son perseguidos por su marido, Bruce Malcolm. Mientras, un cuadro de Cézanne también desaparece y Toussaints Morton, procedente de Angola y patrocinador de una organización ultraderechista, traficante de cuadros y libros antiguos, participa en la persecución. La intriga criminal se enreda siguiendo un ritmo meticuloso e infalible.
Fue galardonada con el premio de la Crítica y el premio Nacional de Literatura en 1988 y llevada al cine, con la participación del trompetista Dizzy Gillespie.

MARÍA SUR:

EL VIOLONCHELISTA DE SARAVAJO, Steven Galloway. El Aleph editores
Un día, un obús cae sobre la cola de una panadería y mata a 22 personas, mientras un violonchelista lo ve todo desde su piso. Se hace la promesa de sentarse en el cráter que ha dejado el mortero y tocar el Adagio de Albinoni una vez al día, y un día por cada una de las víctimas. El Adagio había sido recompuesto a partir de un fragmento de la última partitura que sobrevivió al bombardeo de la biblioteca de música de Dresden, pero el hecho de que haya sido transformado por otro compositor en algo nuevo y valioso insufla esperanza al violonchelista. Mientras tanto, Kenan se arma de valor para emprender su caminata semanal por las peligrosas calles en busca de agua para su familia, que vive en el otro extremo de la ciudad. Y Dragan, un hombre al que Kenan no conoce, intenta llegar al lugar donde trafica con comida y sabe que conseguirá protección. Ambos están prácticamente paralizados por el miedo, sin saber a qué punto de los puentes y calles que deben cruzar irá a parar la próxima bala, sin querer hablar con sus antiguos amigos de cómo era la vida antes de que las divisiones se multiplicasen en su ciudad. También está Flecha, pseudónimo de una diestra francotiradora, que debe proteger al violonchelista de otro francotirador que tiene intención de matarle mientras toca su homenaje a las víctimas. En esta hermosa e inolvidable novela, Steven Galloway ha efectuado un extraordinario e imaginativo salto para dar vida a una historia que habla poderosamente de la dignidad y la peligrosidad del espíritu humano cuando se encuentra bajo una coacción extrema.

ADELA:

EL MÉDICO DE IFNI, Javier Reverte. Ed. Plaza y Janés. Un hombre yace muerto en medio de la Casa de Campo de Madrid junto a una prostituta. Dos mujeres huyen. Una de ellas, Clara, recuerda que no hace mucho alguien le habló de la relación entre su padre, que acaba de morir, y un tal Ramos, un espía envuelto en asuntos siempre turbios. Clara reconstruye la historia de su padre, Gerardo Canabal, conocido como el méidico de Ifni, médico militar que llegó al África colonial en los años 60 y que terminó unido al Frente Polisario hasta su reciente muerte.


SABOR A CHOCOLATE, José Carlos Carmona. Punto de Lectura. Hace más de 70 años, Adrian Troadec vio a una chica salir de una clase de música. Dos guerras mundiales después, aún funciona la fábrica de chocolate que abrió para conquistarla. Novela corta de José Carlos Carmona, ganadora del XIII Premio Literario de la Universidad de Sevilla.


Un libro verdaderamente ágil, intenso y muy emocionante, y que cogido con un poco de ganas puede ser terminado en una sentada. En unas pocas páginas ocurren muchísimas cosas y nos transmite grandes sensaciones mientras nos habla de la lucha por la supervivencia, del amor y de conseguir la felicidad. Al final no deja de ser un cuento enmarcado en una serie de acontecimientos históricos que suceden paralelamente a la acción y que nos acompañarán en todos los capítulos. Un hermoso viaje que no deberíamos perdernos.


AIRES DIFÍCILES. Almudena Grandes

Juan Olmedo y Sara Gómez son dos extraños que se instalan a principios de agosto en una urbanización de la costa gaditana, dispuestos a reiniciar sus vidas. Pronto sabemos que ambos arrastran un pasado bien diferente en Madrid. Sin buscarlo, abocados a convivir como los únicos supervivientes de un naufragio, intercambiarán confidencias y camaraderías gracias a la inesperada complicidad que propicia compartir una asistenta, Maribel, y el cuidado de los niños.


MALINCHE. Laura Esquivel
Narra el trágico y apasionado amor entre el conquistador Hernán Cortés y la india Malinalli, su intérprete durante la conquista del imperio azteca.
Cuando Malinalli conoce a Cortés asume que se trata del propio Dios Quetzalcóatl que regresa a liberar a su pueblo. Los dos se enamoran apasionadamente, pero este amor pronto es destruido por la desmedida sed de conquista, poder y riqueza de Cortés.
A lo largo de la historia de México Malinalli/Malinche ha sido conocida por su traición al pueblo indio. Pero recientes investigaciones históricas han mostrado que Malinalli fue la mediadora entre dos culturas, la hispánica y la americana nativa; y entre dos lenguas, el español y el náhuatl.
Lo que Esquivel ha hecho aquí es desafiar la mitología tradicional mediante un retrato muy temperamental del Adán y la Eva de la cultura mestiza, Cortés y Malinalli, con la caída del imperio azteca como telón de fondo. Contada con el lirismo de la tradición cantarina y pictórica del náhuatl, Laura Esquivel nos brinda un mito fundacional de la cultura híbrida del Nuevo Mundo y una extraordinaria historia de amor.

SORIA MOIRA. Espido Freire

Isabella de Betancourt y Dolores Hamilton son dos adolescentes británicas en las Islas Canarias, a principios del siglo XX. Scott y Thomas, sus dos amigos varones, son también piezas codiciadas de caza (matrimonial). Entre rivalidades, tragedias y amistad transcurre su vida real, mientras la imaginaria se traslada a Soria Moria, un lugar mítico, donde hacen verbales juegos de rol. La llegada de la I Guerra Mundial trastoca todas sus ilusiones.

MARÍA NORTE: Propone, en primer lugar un libro ligerito pero que tiene muchas similitudes con nosotras, grandes aficionadas a la calceta y a reunirnos para comentar los puntos de to el que se mueva.


EL CLUB DE LOS VIERNES, de Kate Jacobs

Georgia Walker es una mujer feliz, dueña de una bonita tienda de lanas en Nueva York, donde da también clases de punto. En torno a esta afición, ha creado un curioso club que se reúne cada viernes y en el que sus integrantes han desarrollado una fuerte amistad. Un día, su feliz existencia se verá sacudida por la aparición de alguien de su pasado a quien creía desparecido: el padre de su hija adolescente.

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES, de Stieg Larsson

Harriet Vanger desapareció hace 36 años durante un carnaval de verano en la isla sueca Hedeby, propiedad casi exclusiva de la poderosa familia Vanger. A pesar del despliegue policial, no se encontró rastro de la muchacha de 16 años. ¿Se escapó? ¿Fue secuestrada? ¿Asesinada? Nadie lo sabe: el caso está cerrado, los detalles olvidados. Pero su tío Henrik Vanger sigue recordándola, empresario retirado, y ya en el final de su vida, vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir.
En las paredes de su estudio cuelgan 43 flores secas y enmarcadas. Las primeras 7 fueron regalos de su sobrina. Las otras llegaron puntualmente para su cumpleaños, de forma anónima, desde que Harriet desapareció.
Vanger contrata a Mikael Blomkvist, periodista de investigación y alma de la revista Millennium, una publicación dedicada a sacar a la luz los trapos sucios del mundo de la política y las finanzas. Mikael no está pasando un buen momento: está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia. Acepta el extraño encargo de retomar la investigación de la desaparición de su sobrina e intentar tirar de algún cabo suelto. Busca la ayuda de Lisbeth Salander, una investigadora privada nada usual, incontrolable, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings, y con extraordinarias e insólitas cualidades como su memoria fotográfica y su destreza informática. Así empieza una novela que es la crónica de la guerra interna de una familia, un fresco fascinante del crimen y del castigo, de perversiones sexuales, de trampas financieras, un entramado violento y amenazante entre el que sin embargo crece una tierna y frágil historia de amor. Una historia de amor entre la que será la pareja más memorable de la literatura criminal.


UN HOMBRE EN LA OSCURIDAD, Paul Auster. Anagrama

August Brill ha sufrido un accidente de coche y se está recuperando en casa de su hija, en Vermont. No puede dormir, e inventa historias en la oscuridad. En una de ellas, Owen Brick, un joven mago, despierta en el fondo de un foso. Aparece entonces el sargento Serge, que le ayuda a salir. América está inmersa en una guerra civil. Los atentados del once de septiembre no han tenido lugar, y tampoco la guerra de Irak. Los Estados Unidos combaten desde hace tiempo, pero contra ellos mismos. Unos cuantos estados han declarado la independencia. Brick no entiende nada. Pero su misión es asesinar a un tal Blake, o Block, o Black, un hombre que no puede dormir, y que, como un dios, inventa en la noche esa guerra que no acabará nunca si él no muere. Aunque no se llama Blake ni Block ni Black, Brill es un crítico literario y puede contarnos una feroz fábula de nuestros días. Y así, en un juego fascinante, se despliegan dos novelas: una reveladora versión de la política americana actual y sus dilemas éticos, mientras que la otra es la «novela familiar» del narrador, donde Brill nos cuenta su propia vida y nos descubre amores, secretos y traiciones.

PEPA:

EL AMANTE, Marguerite Duras

Esa jovencita bellísima, pero pobre, que vive en Indochina, no es otra que la propia escritora quien, hoy, recuerda las relaciones apasionadas, de intensos amor y odio, que desgarraron a su familia y, de pronto, grabaron prematuramente en su rostro los implacables surcos de la madurez. Pocas personas -y en particular mujeres- permanecerán inmunes a la contagiosa pasión que emana de este libro.




PILILEBE:


MARCAS DE NACIMIENTO, Nancy Huston. Ed. Salamandra

Un secreto familiar que se transmite a través de cuatro generaciones de la misma estirpe. Una familia marcada. La premiada autora francocanadiense Nancy Huston se sumerge en el siglo XX en una narración que gira en torno a la identidad y a cómo la Historia con mayúsculas, pero también la propia familia, influyen en las historias particulares. Narrada por cuatro niños de seis años, todos ellos testigos de momentos históricos diferentes, la novela retrocede en el tiempo hasta ahondar en el origen del secreto.

Marcas de nacimiento arranca en la California de 2004, con el pequeño y mimado Sol, que cree ser hijo de Dios y de Google. El viaje continúa desde el Nueva York de 1982, Hafa, el Toronto de los años sesenta y, finalmente, Munich en 1944. Los cuatro protagonistas contarán su parte de la historia y como esa marca de nacimiento que tienen, una señal que une a las distintas generaciones, les ha influido.


ELENA:


RABOS DE LAGARTIJA, Juan Marsé

Quizás, antes que de una novela, se trate de una inolvidable galería de personajes: la entrañable y desgarrada pareja formada por el adolescente David y su perro Chispa; el enamorado inspector Galván; Rosa Bartra, la hermosa pelirroja embarazada; el padre libertario y fugitivo en sus esporádicas apariciones; un arrogante piloto de la RAF, cuya existencia se reduce a ser una fotografía confidente del fantasioso David...


ÚLTIMAS TARDES CON TERESA, Juan Marsé

El Pijoaparte viene de una familia humilde, pero aspira a más. La manera más fácil de conseguirlo es ligarse a alguna niña rica y ascender a base de cintura. Parece lograrlo con una chica que conoce en una fiesta, pero resulta no ser lo que esperaba… aunque ese encuentro le dará la oportunidad de conocer a Teresa y mezclarse en un mundo desconocido para él.

El autor utiliza habilmente una historia de amor para ofrecernos un excelente retrato de la Barcelona de la época, desde las clases más desfavorecidas, hasta los chicos bien que juegan a ser rebeldes y comprometidos (que poco han cambiado algunas cosas). La estructura de la narración es redonda; los personajes, llenos de vida, la historia, atractiva.


MARÍA DEL MAR:

UNA LECTORA NADA COMÚN, de Alan Bennet, ed. Anagrama

«Un cuento de hadas cautivador, delicioso y muy divertido. Una aguda meditación acerca del subversivo placer de la lectura» (Michiko Kakutani, The New York Times).
Elizabeth II de Inglaterra descubre en los estantes de la biblioteca el nombre de una escritora que conoce, Ivy Compton-Burnett. Tiempo atrás le había concedido un título nobiliario menor, y recordaba su tan singular peinado. Y de Compton-Burnett a Proust, que leerá en una de sus estancias en Balmoral, y de Proust a Genet, cuya sola mención hará temblar al presidente de Francia, sólo median algunos libros. Así, azarosamente, ella, que hasta entonces sólo había sido una reina, una pura entelequia, un lugar vacío ocupado por una fuerte idea del «deber», descubrirá el vértigo de la lectura, del ser, del placer.

ÁNGELES:

GABRIELA CLAVO Y CANELA, Jorge Amado. Alianza editorial

Vemos la transformación de Gabriela, mulata, que llega sucia y pobre del campo a la ciudad. Una vez limpia y sin los harapos aparece con toda su belleza (piel de canela con olor a clavo), y se revela como extraordinaria compañera y excelente cocinera.

Ser atractiva y enamoradiza, pero al mismo tiempo ingenua, predispone a cualquier mujer a serios problemas, sobre todo en un cálido marco tropical. En 1925, el progreso ya se instala, triunfante, en Ilhéus, pequeña ciudad fluvial en el noreste de Brasil. Llega el ferrocarril, bancos y prostíbulos florecen, ostentosos palacetes señalan el triunfo de quienes manejan la riqueza local: las plantaciones de cacao. En medio de una abigarrada población -mulatos, árabes, rusos y diversos portugueses de inevitable alcurnia- destaca la bella Gabriela. Su fogosa sensualidad y sus incomparables dotes culinarias hacen de la joven mulata una atracción irresistible. El exitoso comerciante Nacib, nacido en Siria, la emplea como cocinera y la convierte en su amante. Los problemas surgen cuando Nacib decide casarse con Gabriela, y encerrar esa fuerza de la naturaleza en una jaula de oro. El desenlace de su conflicto tendrá en vilo a toda esta ciudad donde, hasta ahora y pese al progreso, la infidelidad de una esposa se castiga con la muerte a manos de su marido. En medio de esta transformación, la comarca va cambiando también, cambios en el gobierno, atentados políticos e intrigas marcan la evolución de la ciudad. En este mundo Gabriela decide casarse con su patrón y convertirse en una dama respetable de la burguesía de Bahia. No lo consigue, y su marido se queda sin mujer y sin cocinera. Gabriela es a la vez que un reflejo una metáfora del Brasil pluriétnico, multicultural, mestizo, mulato, cambiante, salvaje y exuberante.


Pero el ganador es el propuesto por ÁNGELA:

ESCUPIRÉ SOBRE VUESTRA TUMBA. BORIS VIAN



Lee Anderson, un estadounidense de raza negra pero apariencia de blanco, decide vengar la muerte de uno de sus hermanos y la paliza recibida por otro, ambas ejecutadas por racistas blancos. El sobrecogedor plan de violencia física y sexual que trama y lleva a cabo con la minuciosidad de un obseso, ha sentado siempre como una fulminante patada en el estómago a quienes aceptan como “natural” que todo el mundo tiene algo de racista. Quizá ése sea el mayor mérito literario de “Escupiré sobre vuestra tumba”, el de haber agitado sin contemplaciones -y sólo con palabras- una gran cantidad de conciencias. Frente a ello, el haber importado definitivamente la novela negra de EE.UU. a Europa y haberse burlado a más y mejor de los críticos es una cuestión menor para el público en general, que no para especialistas.


Significativamente, la historia de esta novela es casi otra novela. Publicada en 1946 bajo pseudónimo, logró hacer creer en que el autor era un negro estadounidense, pese a que en su prólogo se deslizaban reveladoras pistas contra tal supuesto. Al cabo de un año se convirtió en un best-seller y al siguiente fue adaptada al teatro. En 1948, la “buena sociedad” francesa reaccionó como si hubiera recibido un escupitajo en lo más sagrado de sus cimientos: calificó esta novela de ultraje a la moral y a las buenas costumbres, junto con otra que Boris Vian también había publicado bajo el pseudónimo de Vernon Sullivan.


Discover Los Joao!

miércoles, 21 de enero de 2009

¡CENA DÍA 21!

Habíamos dicho que estábamos aquí el día 16 y estamos aquí el 16.

-Jooosuaaaa, el donuuuuuu!!!!!!!

Ay, perdón, hijas mías. Ya sabéis cómo son estos barrios populares, llenos de Historia, historias y tradición. Me quito el delantal pa contaros tó.

Pos sí. Estamos en Triana y en Triana vamos a cenar. Porque yo vivo en Triana y a mi barrio os quiero invitar, trialará, trialará, trialaraaaaa (mezcla de sabor trianero con remoras montañesas).




CENA:


* A las 9 en punto en el restaurante Casa Cuesta (María de la O, toma nota; más cerca de tu teta no te lo puedo poner) en Calle Castilla N.2 (mapa de ubicación situado arriba)


* Libro leído (¿lo digo, no lo digo? ¿No es patético tener que decirlo? ¿Quién soy para decir nada a unas adultas que pertenecen a este club de lectura justo pa eso?¿Y si hay quien no lo lee y las otras entre ji, ji, y ja, ja les delata más de lo que quisieran una expresión de perro buldog? ¿Pero no somos ya todas mujeres del siglo pasado? ¡Ay! vivo sin vivir en mí)


* Regalo de amiga invisible por valor límite 9 euros (a Angela la tesorera se le permite 8,99 por razones de sobra conocidas)


* Propuesta de libro para Febrero (por favor, intentemos llevar libros ilusionantes, con buena trama, interesantes, ágiles... ¡Oh! ¿Acaso el último que hemos leído todas no es bueno? Glup)

Notas a tener en cuenta:
1. Como veis, no hay menú cerrado, como en otras ocasiones. Casa Cuesta se caracteriza por tener una cocina excelente y unos precios muy buenos, ¡y otros menos buenos!.
Seamos todas consideradas con todas: que no pida una dos platos, se cepille cuatro copas de vino y postre y la de al lado cene un único plato, postre y un vaso de agua o una cerveza. Se paga a escote. La consideración para con las demás va también a escote.


2. Las chicas con coche, decíos que tenéis un magnifico aparcamiento subterráneo en el mercado de Triana, situado debajo del puente accediendo por calle Betis.




PRECENA:


Por razones ajenas a nuestra voluntad -y nuestra voluntad es mucha- no puede celebrarse la precena que la aquí presente tenía prevista, por lo que se sustituye por un cafelito-cerveza de tarde-más tarde-casi de noche de las que quieran apuntarse -se agradece el "apuntamiento en esta entrada para no quedarme sola como una colilla esperando- a las 8 de la tarde en El Café de la Prensa, calle Betís -llegando al puente de Triana- pa hablar de las Navidades, blog, amiga invisible del blog,turrones, hombres, libros, sexo....


-¡Uy!, qué frío hace, ¿verdad?
-Pos pa mi que lo que hace es humedad
-Cómo se nota que no vivís frente al océano...
-Ya, pero...
-¡Qué bonito es este café, aquí frente al río!
-¿Tú eras mi amiga invisible del blog?
-...


Discover Leo Marini!

martes, 20 de enero de 2009

12. ¿AGRACEJO?

Como es más divertido que juguemos todas, y Mon Captain le ha cogido gusto a ponernos a prueba, nos propone esta nueva palabra para que imaginemos su significado:




Uva que se queda muy pequeña y no llega a madurar. Aceituna que cae del árbol antes de madurar.


Ha acertado plenamente doña María Sur.


2. EL RETO DE LAS PALABRAS

A VER QUÉ HACÉIS CON ESTAS PALABRAS:
TRÍPODE / SUPERMERCADO / AMANECER / ZAPATO / CANTAUTOR

myspace graphic



Discover Charlie Winston!


FELICIDADES MARGA

HOY ES EL CUMPLEAÑOS DE MARGA

MAÑANA TE FELICITAREMOS TODAS EN LA CENA, PERO HOY ES EL DÍA, ASÍ QUE AQUÍ TE DEJO UN REGALITO PARA QUE DURANTE UNOS MINUTOS TE TRANSPORTES A TU PUEBLO Y RECUERDES OTROS CUMPLEAÑOS CON CUELGAS, VELAS Y FELICITACIONES DE TODA LA FAMILIA, INCLUIDAS LAS CARTAS DEL ABUELO CON LAS 100 PESETAS.

UN ABRAZO ENORME Y NOS VEMOS MAÑANA

viernes, 16 de enero de 2009

11. ¿PEJUGAL? ¿TARTARÍ?

La señorita Bea ha puesto dos palabras para que decidamos nosotras cuál de las dos nos gusta más. Las pongo las dos, así cada una juega con la que más le guste. Se complica más el juego. Allá van:

1. m. pequeña porción de siembra o de ganado

2. m. pequeña porción de terreno que el dueño de una finca agrícola cede al guarda o al encargado para que la cultive por su cuenta como parte de su remuneración anual.


1. Adj. Ant. Tártaro

2. m. Cierta tela lujosa usada antiguamente.








Discover Maria João!